asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


lunes, 14 de octubre de 2013

Blancanieves y la alquimia

En el Diccionario de símbolos, de Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, encontré una nota interesante en el significado de alquimia. En la cuarta definición, o cuarto apartado, o cómo se diga, hablan sobre los significados alquímicos en el relato de Blanca Nieves. Aquí lo transcribo.

4. La interpretación alquímica utiliza los símbolos de su lenguaje propio como claves para abrir el sentido escondido de los cuento, las leyendas y los mitos, en los cuales discierne el drama de las perpetuas transformaciones del alma y el destino de la creación. He aquí un ejemplo característico de esta forma alquímica de la interpretación: Blancanieves, es nuestra virgencita, la minera del oro. Los siete enanos o gnomos( del griego gnosis: conocimiento) son el aspecto de la materia mineral en sus siete prolongaciones (los siete metales). Cada enano tiene además el carácter del planeta que lo domina. Gruñón es saturniano, Simplón es lunar, Alegre es venusiano, etc. Pero Gruñón el saturniano es quien proporciona la mayoría de los servicios al grupo y sabe sacarlo del problema en la ocasión. Blancanieves es entregada por la malvada reina al cazador verde para que éste la haga morir. Pero finalmente, después de una muerte aparente, tras haber mordido la manzana maléfica, la virgencita se casará con el príncipe de sus sueños, que es joven y bello. El príncipe encantador es nuestro mercurio filosofal (sabido es que el atributo del mercurio de la mitología es una perpetua juventud de rostro y cuerpo). Y de la unión de este mercurio y de la virgencita (del príncipe y de Blancanieves) surgirá la conclusióin de todos los cuentos: fueron felices y tuvieron muchos hijos... En efecto, la multiplicación hermética obtenida con la Piedra es conforme con el Creced y multiplicaos del Génesis. (Robert Ambelain, Das l'ombre des cathédrales, en TIER, 213).