asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


jueves, 25 de noviembre de 2010

Gracias

Cada año me gusta emular en este blog la festividad del Día de Acción de Gracias, y ésta es mi lista de este año:

Gracias porque por fin pude comprender que mi primera novela no funcionó, y lo mejor fue desecharla.


Gracias por descubrir mis limitaciones lo que me han hecho replantear mi vida en el futuro.

Gracias por aprender a valorar la enorme importancia que tienen los cuentos de hadas.

Gracias porque por fin comprendí que no debo escribir a personas que, de antemano, sé que no me van a contestar, ni tampoco volverle a pedir ayuda ni asesoría a nadie.

Gracias por aprender que no vale la pena leer a autores fanáticos de las palabras y no de las historias.

Gracias al blog Ultrafanz por todos los capítulos y películas de Ultraman que he tenido podido bajar y ver.

Gracias a toda las personas que me están siguiendo amablemente en Twitter.

Muchas gracias a Sandra Becerril y a ediciones Shamra por darme la oportunidad de participar en la antología de guiones de corto metraje.

Y gracias sobre todo a las personas que siguen entrando en este blog. Un abrazote a todos ustedes.

lunes, 25 de octubre de 2010

Un pequeño relato de libros

Hoy, caminado por las calles del centro, me detuve en un pequeño puesto de libros usados. Mientras los miraba, se me acercó un chavo que tenía toda la pinta de un niño de calle y me dijo: "Los que quiera. Son de a veinte y treinta pesos". Estaba a punto de marcharme, cuando de pronto vi un libro que he estado buscando: uno de la trilogía Los caminantes del mar, de Kai Meyer. (Hace tres años, encontré la tercera parte en un remate de libros, aunque no he podido comprar los demás por ser un poco caros).

Tomé el libro y el chavo me dijo: "Ese está bien padre". Yo le contesté que hace mucho tiempo lo he estado buscando. Pero, por desgracia, al verlo bien vimos que era la segunda parte. El chavo me dijo que ahorita no tenía la primera parte, pero que sin falta me lo conseguiría el viernes. Yo le contesté que de todas maneras lo iba a comprar, (estaba mucho muy barato, y quiero leer toda la trilogía). Así que yo también quedé muy formal de regresar el viernes. Antes de pagarle, el chavo me enseñó la segunda parte de La materia oscura, La daga, de Pullman, y me dijo: "Este también está bien padre". Le respondí amablemente que ya lo había leído y le pagué el libro.

Apenas y le di los treinta pesos, de inmediato el chavo fue al puesto de al lado y se compró una quesadilla. Yo me quedé otro rato mirando la otra parte del puesto, donde estaban los libros de veinte pesos. Me llamó la atención uno de Las crónicas de Spiderwick, era el tomo 4. El chavo regresó comiéndose su quesadilla y me dijo que ese también estaba bien padre, que ahorita no tenía los demás, pero que luego le llegaban y me comenzó a nombrar todos los títulos. ¿Ya los has leído?, le pregunté, y el chavo movió la cabeza afirmativamente, mientras le daba otra mordida a su quesadilla.

Estaba a punto de irme cuando vi Muerte sin fin y otros poemas de José Gorostiza, por sólo veinte pesos. Por supuesto, no dejé pasar esa oportunidad. Le pagué al chavo y de nuevo se fue al puesto Cursivade quesadillas.

Dos puntos:
En primera, hace mucho que ya no me gusta comprar libros a granel. Como muchos lectores, yo también tuve mi época de comprar y comprar cuando descubrí a muchos autores que antes desconocía. Pero con el tiempo te das cuenta de que será muy difícil leerlos a todos, sin contar todos los que has bajado por internet (ya tengo más de 1200 títulos electrónicos, y unos cincuenta libros de papel esperándome).

En segunda, no sé si el chavó en verdad había leído esos libro de literatura fantástica: no me contestó con palabras, sino sólo movió la cabeza. No obstante, yo quisiera quedarme con la idea de que sí los ha leído, no sólo por lo que sabía de las Crónicas de Spiderwick, sino por su actitud. A pesar de su apariencia de niño de la calle, era muy amable y de sangre liviana, una persona que inspiraba confianza. Me quiero quedar con esta imagen de lo que la literatura y el arte en general es capaz de dar.

En estos días, tan restringidos económicamente para mí, me cuesta trabajo soltar unos pesos, y no se diga en comprar un libro, aunque sea usado. Sin embargo, hace mucho tiempo que no sentía tanta satisfacción en invertir mi dinero en ellos.

lunes, 18 de octubre de 2010

Mebius y los enlaces de la luz

Estaba a punto de no escribir otra entrada para hablar de nuevo sobre una serie de Ultraman. Probablemente, la mayoría de las personas no les interese, les parezca una banalidad, que simplemente desconocen estas series, o de plano ya les caí mal. Pero creo que esta vez sí vale la pena compartir los temas que encontré en Ultraman Mebius.Cursiva

Como dije alguna vez cuando vi los primeros trece capítulo de la serie, Ultraman Mebius no me gustó, me pareció que había muchas escenas de chistes bobos, muy infantil, y más cuando acababa de ver la serie de Ultraman Nexus. No obstante, y aun así, quería verla completa debido a que era la conmemoración del cuarenta aniversario de la franquicia. Y por fortuna, no me arrepentí en nada.
Apenas y subieron el resto de la temporada, la empecé a bajar y la vi. Fue muy emocionante ver actuar a todos los ultras de la primera era, la era Showa: desde el primer Ultraman (1966-67), pasando por Seven, Jack, Ace, Taro, Ultrafather, Ultramother, Leo, Astra, y Ultraman 80 (1980-81). El último Ultraman de esta era fue 80, es decir, la última vez que un ultra pisó la Tierra fue en 1981. En este universo, es dónde habita Mebius, quien llega a la Tierra en 2006; ningún ultraser había regresado a nuestro plantea durante los últimos veinticinco años.

(La segunda era, la era Heisei, cuando regresó la franquicia, comienza en 1996 con Ultraman Tiga; aunque él no es originario de M78, y parece que no ocurre en 1996 sino en el futuro. Por eso ni él, ni Dyna, Gaia, Cosmos y Max no son del mismo universo [aunque tanto Cosmos como Max sí son de M78]. Y mucho menos Nexus y Ultraseven X, quienes son de un universo alterno.)

Regresando a Mebius, me llama la atención su propio nombre, aludiendo a la banda inventada por August Ferdinand Möbius (se pronuncia Mebius), la cual, a parte de representar el infinito, tiene la cualidad de que no tiene dos caras, sino una sola, la cual siempre regresa. Tal vez sea aludiendo al eterno regreso de los seres de la luz.

Actualmente estoy escribiendo sobre ángeles y he estado investigando algunas cosas que me llamaron la atención. Una de las características que hacen incapié es que sólo obtendremos la protección de los ángeles cuando los humanos trabajemos junto al lado de ellos, cuando nos unamos. Entre las muchas frases que repitieron en la serie de Mebius fue que el poder de protección de los ultras aumentará cuando los humanos nos unamos con ellos. Y así sucede, y más en el capítulo final cuando todos los miembros de la patrulla GUYS se unen junto con Mirai para formar todos a un nuevo Mebius sumamente poderoso; y el capitan también se une a Ultraman Zoffy para ayudar a Mebius.

Siguiendo con el tema de los ángeles y la similitud con los ultras, están algunas características de Ultraman Nexus (mi serie favorita). Todos sabemos que la palabra ángel viene del griego angelos, que significa mensajero. El equivalente en sánscrito es angiras, que denota un ser divino espiritual; y el equivalente en persa es angaros, que significa enlace o mensajero. Nexus es por nexo, enlace. Y en esta serie, una de las frases claves es la luz es sólo un enlace. Y cada vez que aparecía en escena Ultraman Nexus, en lugar de poner música marcial y épica, se escuchaba un sonido muy parecido al canto de ángeles, como si Nexus fuera un ángel de verdad.

En fin, ya para terminar, la serie de Mebius es muy emotiva, en especial el capítulo donde aparece Ultraman 80. Cuando sale Ultraman Jack (quien en México conocimos como El Regreso de Ultraman), una persona mayor, al verlo en acción, exclama sonriendo: "Ultraman regresó". El título original en japonés de Ultraman Jack es Kaettekita Urutoraman (Ultraman regresó).

Por fortuna me animé a ver toda la serie completa y terminé muy reconciliado con Ultraman Mebius. Tanto que ya lo considero como unos de mis favoritos. El nombre terrestre de Mebius es Hibino Mirai, quien lo toma porque una persona le dice "Sigue por los días futuros", y días futuros en japones suena a hibino mirai, por eso toma ese nombre. Ver hacia el futuro. En fin, a mí me gusta todo este universo. Me quedo con una frase que tuvo que aprender Hibino Mirai aquí en la Tierra, cuando trataba de comprender la naturaleza humana, la cual no es siempre agradable. Dicha frase es: nunca cambies tus sentimientos, aunque esos sentimientos hayan sido traicionados miles de veces.

domingo, 10 de octubre de 2010

El hombre que quería ser alien

El capítulo 32 de Ultraman Mebius comienza con una historia digna de un estupendo cuento. Dicha historia es narrada por una niña, donde nos dice que siempre que regresaba de su clase de piano, se encontraba con un muchacho quien se pasaba la tarde haciendo hoyos muy grandes en el campo con una pala.

Cierto día, la niña se atrevió a conversar con él. Le preguntó por qué todas las tardes se ponía a escavar hasta el anochecer. El muchacho le respondió que estaba buscando una nave espacial. Inmediatamente, la madre le llamó la atención a su hija, advirtiéndole que no se acercara más a ese muchacho. La niña le preguntó el por qué, y su madre le respondió que todos decían que aquel muchacho podría ser un alien.

Es una lástima que no haya una versión de este inicio en You Tube para que ustedes vean lo fabulosa que está la imagen en video, en donde quisiéramos saber qué será lo que vendrá más adelante en esa historia. A mí la verdad me impresionó y me emocionó mucho.

No les digo qué sigue por si algún día puedan ver este capítulo 32 de Ultraman Mebius. Cada vez me convenzo más de las palabras del maestro Jaime Casillas, cuando nos dijo que no desdeñáramos ningún género.

viernes, 1 de octubre de 2010

La distancia entre metro y metro


Toda mi vida me había sentido orgulloso del metro de la Ciudad de México, tan limpio, incluso más que el de Nueva York, Londres y París; eficiente a pesar de los apretones en las horas pico y de la incipiente incidencia de actos delictivos que han aparecido en los últimos años (y del imbécil conductor que manejó borracho). Desde la edad de doce años, me convertí en un vago de mi ciudad, y por supuesto las estaciones del metro han sido un personaje importante de mis andanzas, en especial las de las líneas 2, 3, 9 y últimamente la 8 y la B.


Sin embargo, hace unos días vi un reportaje donde se habla del metro de -dicho sea de paso, una gran ciudad- Finlandia. Es cierto que el metro en Europa es muy caro (en México, a pesar de todo, seguimos pagando poco por cada viaje), pero lo importante es la actitud y el comportamiento que tienen los ciudadanos de Helsinki. Todos caminan en orden. ¡No hay torniquetes!, hay un sólo lector donde los viajeros tienen que pasar su boleto prepagado; la gente podría pasar ignorando el lector y el viaje les saldría gratis, sin que nadie les diga nada, pero no hacen eso.


Además, y lo que más me marcó del reportaje, el metro de Helsinki es muy limpio, sin ventanas pintarrajeada ni rayadas. Hace varios años, leí en un reportaje que en Finlandia se encuentra la mejor escuela pública del mundo. ¿Será la educación la responsable de la apariencia de una ciudad?


Estados Unidos tiene muchos buenos ejemplos que podríamos copiarles. ¿Por qué a la gente le gusta más copiar los malos ejemplos, pintar y rayar todo lo que se nos ponga en frente, en lugar de copiar lo mejor? (Ojo: no me estoy refiriendo a los estupendos graffiti bien hechos que adornan algunos muros). Después de ver el reportaje y de nuevo ver mi aún querido metro, me pregunto, ¡qué carajos les pasa a los mexicanos!

martes, 28 de septiembre de 2010

El Niño de los Anteojos Azules

Aquí les dejo un cuento de Angel del Campo, conocido como Micrós. Lo transcribí porque parece que no hay una copia en línea, y algunas personas se interesaron en leerlo. Este cuento lo leí hace unos diez años, y recuerdo que me movió mucho, a la vez que la imagen de dicho relato siempre se me quedó grabado. Espero les guste. (Siempre que transcribo algo, lo dejo de color azul, y espero que no les moleste la vista; además, en esta ocasión está justificado.) Si quieren conocer algo de Ángel del Campo, Micrós, aquí les dejo un enlace.

EL NIÑO DE LOS ANTEOJOS AZULES
-Nana, pero si yo no quiero ese muñeco que está aserrado. Ya me fastidió. Lo que quiero es un santito.
-Pues no hay santito. Mira este caballito. ¿Ves qué chulo? Apretándolo chilla.
-No me gusta el caballo de hule.
-Pues mira la maquinita. ¡Uh, uh! ¿oyes? Es que íbamos a jugar a la maquinita; la caja de las canicas es la estación, ¿eh? y la pelota es la otra estación. ¡A ver! ¡uh, uh! Va a salir. –Y la nana, en cuatro pies sobre la alfombra, daba cuerda a la maquinita Lyon, que zumbando recorría la alfombra.
El niño agregó:
-No quiero maquinita.
-Pues ¿qué quieres, vida mía? Los soldaditos, ¿ves qué chulos? Mira, yo los paro y tú les avienta con la pelota: ¿Quieres? Así… esta es la caballería.
-Ay, nana, ¿y por qué no me sacan a la calle?
-Porque estás malito y te hace daño el aire; pero verás mañana, si tomas tus medicinas nos vamos lejos, lejos… hasta en casa de tía Pepita.
-Sí, muy lejos, y no volvemos hasta en la noche.
-Sí, hasta en la noche.
-¿Y me llevas a comprar un títere? Yo quiero un títere.
-Sí, pero tomas tu alimento y tu medicina, si no, no…
-Sí, la tomo; pero ¿me llevas? Yo no quiero estarme encerrado. Ya ves, me acerco a la sala cuando hay visitas, y me echan; quiero ir con mamá, y me manda a jugar; vienen mis primos, y no los dejan entrar. ¿Pues qué, tengo tifo? Cuando mi tío estaba enfermo de tifo no dejaban entrar a nadie.
-¡Qué tifo! Sino que como son muy traviesos y dijo el doctor que las travesuras te hacen daño…
-Yo quiero al doctor porque me hace cariños. ¿Y tú me quieres, nana?
-Sí, sí te quiero.
-¿Mucho? ¿mucho?
-Mucho, mucho…
-¿De qué tamaño?
-¡Huy!... del tamaño de esta casa.
-Dame la mano, nana, porque ya no veo nada… nada con estos vidrios negros. ¿Me llevas a mi cama? ¡Cárgame, nanita, cárgame!
Su acento era desgarrador y se puso a sollozar. La nana, sin saber por qué, sollozó también.
-¿Por qué lloras?
-¿Yo? No, si me reía de que pesas mucho.
-¿Y mi mamá, nana?
-Está en la sala. ¿Quieres que le hable?
-No, no le hables… A ti te quiero más que a mi papá y mi mamá. Tápame los pies, nanita; no te vayas a ir… dame le mano…
Y el niño se quedó dormido, mientras la nana, en una silla baja al lado del lecho, veía con tristeza los dibujos de la alfombra.
¡Pobre escrofuloso! No era un niño, no; era un monstruo. Enorme la cabeza, pálido, enflaquecido; le ponían anteojos azules porque se había enfermado de la vista, y nada causaba una impresión tan intensa como aquella cara desencajada y aquellos grandes vidrios que parecían órbitas de calavera. Apenas se sostenía en pie con las delgadas piernas y el abultado vientre. Era un fenómeno que causaba asquerosa lástima… Su enfermedad no tenía remedio: era heredada de su padre y hacía dos años, ¡dos largos años! Que había pasado martirizado por píldoras y papeles, baños y unturas, cucharadas y friegas.
El aspecto de aquella criatura partía el alma; siempre callado, melancólico, perdido en un verdadero océano de juguetes; arrastrándose por las alfombras mientras la abnegada cuidadora cabeceaba en un rincón. Jugaba en silencio y al minuto, fastidiado, arrojaba uno tras otro el caballo de hule, el borrego de palo y algodón, la pelota de colores chillantes y la caja de soldados. Cada capricho se le cumplía: un muñeco soñado, una caja de música, un reloj… Todo se le compraba y todo le era indiferente, devorado por un fastidio, por una tristeza precoz.
No amaba a sus padres; lo horrorizaban haciéndolo llorar, enmudecía en su presencia y se refugiaba en las faldas de su nana, mientras ellos se retiraban pálidos y contrariados. Se veían, temblaban y no encontraban una frase para consolarse de aquel mal, aquel mal que entristecía la casa y entristecía los corazones…
Cuando el médico llegaba ¡qué escenas! La mamá, nerviosa acercaba la vela; la nana tenía las vendas, el señor la untura y el doctor percutía aquí y allá; auscultaba conteniendo el resuello y tomaba el pulso viendo un reloj de repetición y haciendo chispear el grueso diamante de su añillo.
Le mostraban las flemas y la orina que observaba ladeando el recipiente. Descubría el abdomen del chiquillo, y golpeaba en él siempre preocupado. Las escrófulas del cuello iban mal, habían dejado grandes cicatrices que hacían llorar al enfermo cuando se las tocaba. ¿Y los ojos? Nada de luz fuerte. Sopita de ajo, los baños y las cucharaditas, cada dos horas…
-No duerme, señor Castro; toda la noche se la pasa en vela; hay veces que desvaría.
-¡Hum! (preocupado siempre).
-Y no quiere tomar las medicinas. ¿Verdad que si no las toma le pone usted otro cáustico?
-¿Cómo? ¿No toma mi amigo las medicinas? ¡Vaya, vaya!...
El señor, después de cada visita, se encerraba en su despacho y con la cabeza entre las manos, se abstraía.
¡Pobre y desgraciado fruto de sus ardientes amores!...
-Yo –se decía- soy la causa de todo.
Era verdad. Su pasado tempestuoso, sus vicios de joven, lo repugnante de sus orgías, se habían encarnado en aquel hijo, el único. Aquel monstruo enclenque, con anteojos azules, lo perseguía en sus insomnios con lamentos, sus dolores, y lo atormentaban con un dolor mayor: el remordimiento.
La señora le tenía miedo. Dudaba de que fuera su hijo. No sabía qué responder a sus amigas cuando le preguntaban: ¿Y el niño?
El niño jamás entraba en la sala, lo alejaban de las gentes porque sabían el horror profundo que causaba con su olor de medicinas.
Solamente la nana abnegada y buena, le hacía compañía en aquellas largas horas de fastidio; entretenía sus veladas con incoherentes relatos, maravillosas narraciones que interrumpía vencida por el sueño. Más de una vez despertó con ganas de gritar, ¡tan pavoroso era el cuadro! Silenciosa la pieza, sonando el tic-tac de un reloj de bolsa para ver la hora de las medicinas, languideciendo la veladora de porcelana, que dibujaba siluetas enormes que danzaban a cada parpadeo, y el niño, sentado en la cama, la miraba de hito en hito, medroso de la sombra, perseguido por las quimeras del insomnio. Heridos por la luz, parecía llamear los vidrios de sus anteojos.
Le compraron el títere soñado. Era un extraño muñeco, tan mal fabricado, que hacía reír. ¡Qué grotesca fisionomía de don Folías! Tenía ojitos de chaquira escarlata, largas narices, boca de oreja a oreja, fingiendo una risa sarcástica que parecía más bien un gesto de dolor. Una cinta de percal muy larga hacía las veces de pescuezo, su traje era de paño azul y papel dorado, y tenía los movimientos más extravagantes. Fue la única vez que se rió el niño: al ver a don Folías. Los papás rieron también; iba de alivio seguramente, porque hacía dos años que sólo lloraba.
-¡Qué cara tiene, nana! Parece que se ríe y parece que está enojado, diciendo como decía aquel gigante del cuento: ¡Te maldigo! ¡tú tienes la culpa de mi desgracia!
-¿Ya ve, Filomena, por qué no duerme?, porque usted le cuenta cosas de gigantes que le dan pesadillas…
El niño sin oír las palabras del papá, bailaba sobre las colchas al autómata de las grandes narices y la enigmática fisionomía.
Cuando el niño murió el títere estaba sobre su almohada, y ¡cosa rara! Se parecía al enfermo sin anteojos: ¡la misma cabeza deforme, las mismas narices, la misma mueca de dolor o de risa!
Pasó el tiempo y nadie lo lloraba. Los padres, allá en su interior, sentían un alivio al recordar la partida del enfermo. ¡Sufría tanto viviendo, que era preferible perderlo!
Pero había noches en que el padre se desesperaba aguijoneado por su recuerdo al atravesar la recámara convertida en asistencia. No había lecho, no había enfermo, no había veladora; pero el viento fingía lamentos, las sombras fantasmas y los tapices despedían el olor de los desinfectantes. Y el papá temblaba porque veía en su recuerdo, no sólo al muerto, sino a un emblema de su suerte. Largo tiempo hacía que él y la esposa reñían agriando el matrimonio con ásperas disputas.
Aquel niño había sido un crimen. ¿Quién tenía la culpa? ¿Quién le había legado las manchas del vicio y las enfermedades? El remordimiento pesaba sobre el marido, poblando de vestigios sus sueños y amargando sus ideas cualquier recuerdo que se ligaba con la infancia.
La escena pasó en el cuarto del niño. Ella exhumaba cosas viejas de un cajón. La disputa había sido terrible, iban a separarse. ¡Imposible! El resistía el dolor acompañado de su esposa; pero solo, ¿solo qué haría?
Sombrío y airado contemplaba los preparativos: cada juguete de hijo muerto, al ser sacado del cajón de un ropero, evocaba una escena.
El títere salió a su vez empolvado, manchado por la humedad, oliendo a ropa sucia. Lo tomaron del alambre, lo suspendieron en el aire y sin que tocara sus rotas pitas, tenía extraños movimientos, los de un ahorcado; sacudía las piernas golpeando la una contra la otra, la cabeza caía abandonada sobre el pecho como la de un muerto, y los brazos se balanceaban con vaivenes de péndulo.
Fue tal la emoción que les produjo ver su cara, que lo arrojaron al suelo pisoteándolo. El muñeco se rompió y ellos se abrazaron sollozando.
-Parece que nos mira y nos maldice. ¿Lo ves? Lo matamos. Sí, nosotros somos los culpables porque no lo amábamos.
Hay amargos recuerdos que se parecen al fantoche. Se les arroja, se les pisotea, pero ¿de qué sirve? La cabeza queda haciendo el gesto extravagante que parece una risa sarcástica, manos invisibles dan a sus miembros de barro movimientos que crispan y en el muñeco parece encarnarse un enemigo. Tales recuerdos hacen sollozar, como sollozaban aquellos padres, perseguidos por la visión de un niño muerto con anteojos azules.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Invitación a la obra Están Aquí

La locura es contagiosa, (frase digna del Asilo Arkham), así dice el eslogan de la obra Están aquí, escrita y dirigida por Sandra Becerril. La obra se presentará en el D.F. el 30 y 31 de octubre. Échenle una visual al cartel.

Lecturas de minificción en el zócalo

El próximo domingo 10 de octubre todos nos daremos una vuelta al zócalo para escuchar un gran maratón de lecturas de minificción. Échenle una visual a este cartel.


domingo, 19 de septiembre de 2010

Aún ahora

No importa si es con una persona conocida o con alguien que apenas encontró en la calle, en algún lugar de espera o en un taxi: la gente sigue escuchando los relatos de alguien cuando habla sobre lo que le pasó el día del temblor, con toda atención, sin aburrirse. Sólo es necesario una pequeña excusa para recordar, con lujo de detalles, en dónde estaba cuando sucedió el sismo. De gual manera, uno mismo también relata lo que le pasó una y otra vez sin sentir que ya no es necesario repetir lo que tantas veces ya ha contado.

Hoy hace veinticinco años sucedió el temblor más fuerte en la historia de la Ciudad de México. Quienes lo vivieron saben de sobra lo que pasó. Entre los muchos muertos (oficialmente fueron -creo- 4 mil, aunque se dice que en realidad fueron 20 mil), estuvo el poeta del nopal, Rockdrigo González.

Pensemos de nuevo en actitud y en la iniciativa de la gente frente al desastre de 1985, en su solidaridad (en la verdadera solidaridad, no la que inventó el gobierno); también en el cambio de aspecto que tuvo nuestra ciudad. Y pensemos que, a pesar del tiempo, y del que vendrá, la gente seguirá contando una y otra vez lo que le pasó aquel día.

martes, 14 de septiembre de 2010

Entre fiestas y luces

Quisiera dejarles un fragmento de la conocida novela El perfume de Patrick Süskind. Disfrútenlo.


El 1 de septiembre de 1753, aniversario de la ascensión al trono del rey, en el Pont Royal de la ciudad de París se encendió un castillo de fuegos artificiales. No fueron tan espectaculares como los de la boda del rey ni como los legendarios fuegos de artificio con motivo del nacimiento del Delfín, pero no por ello dejaron de ser impresionantes. Se habían montado ruedas solares en los mástiles de los buques y desde el puente caían al río lluvias de estrellas procedentes de los llamados toros de fuego. Y mientras tanto, en medio de un ruido ensordecedor, estallaban petardos y por el empedrado saltaban los buscapiés y centenares de cohetes se elevaban hacia el cielo, pintando lirios blancos en el firmamento negro. Una muchedumbre de muchos miles de personas, congregada en el puente y en los "quais" de ambas orillas del río, acompañaba el espectáculo con entusiasmados "ahs", "ohs", "bravos" e incluso "vivas", aunque el rey ocupaba el trono desde hacía treinta y ocho años y había rebasado ampliamente el punto culminante de su popularidad. Tal era el poder de unos fuegos artificiales.

viernes, 10 de septiembre de 2010

¿Literatura barata?

Para empezar, más de uno habríamos tenido serios problemas para aprender a leer si no hubiera existido dicha forma de arte. Los cómics, antiguamente conocidos como historietas aquí en México, siempre fueron la manera más agradable de conocer las letras. Uno de los grandes placeres de mi niñez era gastar todo mi domingo en historietas en los puestos de revistas usadas; compraba muchas revistas con poco dinero (aún recuerdo con emoción las historietas de La Dimensión Desconocida). De todos es sabido la mala fama que tenían, en especial en palabras de maestros de escuela (quienes casi siempre han cometido errores en nuestra formación).

Todo esto viene a colación porque ayer un amigo comentó que Isaac Asimov le interesó la ciencia por pasarse leyendo las revistas pulp de Ciencia Ficción, o Ficción Científica, cuando era niño. Claro que mucho podrían decir que no es un buen narrador, aunque sí lo es como divulgador de la ciencia.

La obra musical Annie también tuvo un origen en los comics. Si mal no recuerdo, cuenta el argumentista Thomas Meehan que el letrista Martin Charnin había ido a Nueva York para comprar regalos de Navidad. Martin encontró toda la colección de Little Orphan Annie: Her Life and Hard Times y la compró para regalársela a un amigo que le encantaba ese tipo de arte. Sin embargo, le terminó dándole otro regalo porqué Martin Charnin quedó encantado con toda la historia cuando la leyó; y así surgió el musical.

Ahora por fortuna la gente piensa diferente con respecto a los comics, en especial con las novelas gráficas. Y eso que hace muchos años se declaró al comic como el noveno arte. Yo creo que hasta aquí dejo este gran post porque por desgracia no soy ningún experto en el tema, tan sólo una persona que le fascina leer monitos. Cada vez que me pongo a limpiar mi desorden, me da gusto ver que no me atrevo a tirar los comics que he comprado en los últimos años. Sin exagerar ni parecer cursi, cada uno representa una época de la vida (los Memines, los Batmans, los Conans, los Bubas de Quintero, las vidas en el abismo de Ahumada, etc.). En fin: hoy me dio por escribir sobre comics.
Cuál literatura barata si vale mucho.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Ultraman Max


Acabo de ver los veintisiete capítulos disponibles de Ultraman Max (2005). Pensé que podría parecerse un poco a Nexus, pero no fue así. Además, no se conserva el mismo tono en toda la serie. De todas maneras, me gustó mucho.

En la mayoría de los capítuos predomina la acción con algunos momentos de humor, es decir, muy japonés. Sin embargo, no siempre se conservó igual: en unos dos capítulos predominó todo el tiempo el humor, prácticamente el tono es bufo; incluso Ultraman Max en esos episodios también se comporta como un bufón.

En otros -creo que fueron tres o cuatro-, el tono fue más adulto, sin ninguna escena de humor. El último que vi, es decir, el veintisiete, casi me recordó la estupenda serie de Nexus por su atmósfera oscura y trágica. Hay un capítulo en donde sale un monstruo que imita todo, y lo único que pudo derrotarlo fue cuando una niña toca música y el monstruo transforma su cuerpo en instrumentos, incluso su rostro se transforma en la cabeza de la estatua dé un ángel que canta, y sólo así Max pudo sacarlo de la Tierra. A muchos les parecería muy cursi, pero a mí me encantó, es muy la manera de pensar de los japoneses.

Algo emocionante es la presencia del actor quien interpretó al primer ultramán, a Hayata. Él actúa como el jefe de la patrulla DASH. Además, también actúa la pareja de éste como una de las científicas de la base. En un capítulo especial, sale el actor que interpretó a Ultraseven (recordemos que Max es una combinación de Ultraman y Ultraseven); y en otro sale el actor que interpretó al inventor de la primera serie, quien de nuevo interpreta a un inventor. Todo esto lo hacen siempre con el afán de hacer un homenaje a estos actores (de hecho, el actor inventor también aparece en una escena pequeñita de la película Great Decisive Battle! Super Ultra 8 Brothers).


En fin, a mí me gustó mucho la serie, a pesar del humor, incluso lo disfruté. Ahora, Ultaman Max es uno de mis favoritos. Espero pronto encontrar el resto de la temporada, y también encontrar las temporadas de todos los ultras, las tengo que ver. Ah, mi personaje favorito es Elli, la androide.

viernes, 13 de agosto de 2010

¡ULTRASEVEN X EXISTE!

Si no me creen, véanlo. Hasta le salen rayos de las manos.



Además, escuchen el excelente tema del programa. Puro arte. El Asilo Arkham siempre ha sido cultura.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Un vistazo a Nexus

Aquí tienen el promo de Ultraman Nexus, para que se queden picados. Aprecien la atmósfera del ultra más oscuro de todos; simplemente, el mejor.

lunes, 9 de agosto de 2010

THE RIOT OF YOUR TIME

Mientras se me ocurre qué escribir en este gran blog, quisiera compartir esta canción que no conocía. Hace poco compré un disco con la mitad de la discografía de Scorpions. Confieso que no la conocía, no tuve la colección completa del grupo. Pero esto a estas alturas le da un efecto especial a mi vida, me da un nuevo sentido poder conocer estas estupendas canciones. De verdad que Scorpions tiene muchas grandes rolas poco conocidas. Si no se aburren, poco a poco subiré algunas. A fin de cuentas -y después de recién haber sacado mi cuenta en Twitter y Facebook-, sigo sintiendo que mi blog sigue siendo más mío, más íntimo para publicar.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Mebius

Ayer en la noche vi el último capítulo de Ultraman Mebius que bajé de internet, sólo fueron trece, no es la temporada completa (creo que originalmente son cincuenta y dos capítulos). Pero de todas maneras, sirven para poder comentar sobre de él.

En primera, Mebius es quien de verdad continúa con la tradición de los primeros ultras (Mebius es el Ultramán de 2006). En el primer capítulo lo dan a entender antes de que él llegue a la Tierra. Es más: en ese capítulo aparece un Kaiju (monstruo gigante), y uno de los personajes comenta: "Hace más de veinte años que ningún Kaiju se había aparecido en la Tierra", y otro le contesta: "Para ser exactos, hace veinticinco años y dos semanas", es decir, en 1981, la última vez fue que un ultra estuvo habitando en la Tierra (Ultraman 80).

Eso me sacó un poco de onda, pero no tanto porque hace poco supe que Tiga (el ultra de 1996) no vino de M78 (la galaxia de los ultras), sino que es heredero de una raza de gigantes, o algo así; la verdad, no he visto ningún programa de él y espero verlo pronto. Y parece que lo mismo pasa con Dyna (1997), Gaiga (1998), quienes pertenecen a otro universo paralelo, como Tiga. Ultramán Nexus (2004) es un experimento de ultraman, para mi gusto, el mejor guión que he visto; y Ultraseven X (2007) también sucede en una Tierra alterna, recuerden que ya vi esas dos temporadas completas. Creo que Ultraman Max (2005) también es de M78, pero parece -tampoco he visto la serie- que la historia ocurre en el futuro, es decir, el vendría después de Mebius. Aunque más me saca de onda Ultraman Cosmos (2001) quien parece que también es de M78. En fin, basta de cultura y sigamos hablando de Mebius.

Para ya no hacer más largo este gran post, sólo diré que la serie no me gustó porque hay un exceso de humor. El programa está muy enfocado a los niños, aunque tal vez a eso se debió su éxito (Nexus, en cambio, fue quien tuvo el raiting más bajo en Japón). Sin embargo, lo bueno de Mebius -diría yo, lo emotivo- es la referencia que hay sobre los ultras anteriores. De hecho, hay un capítulo en donde aparecen Ultraman 80, y en otro, Ultraman Leo; y lo mejor es que aparecen los actores orignales. Claro que esto tuvo mayor efecto en las personas que vieron todas las series. Sólo por eso quisiera conseguir el resto de los capítulos.

Y hasta aquí dejamos el tema Mebius. A decir verdad, prefiero mil veces ver a Mebius en películas que en su propia serie de televisión. ¡G.I.G.!

sábado, 31 de julio de 2010

31 de julio


Hoy se celebra el cumpleaños de Joanne Rowling. Las palabras salen sobrando. ¡Arriba Ravenclaw!

viernes, 30 de julio de 2010

La luz es un enlace

El Gran Arkham está muy feliz y a la vez triste porque acaba de ver el último capítulo de Ultraman Nexus, de 2004. Hace poco subí un bello post donde dije que la recomendaba ampliamente debido a que la serie tenía una trama muy adulta, de atmósfera mística y oscura, donde sus personajes tenían pasados tormentosos y -lo mejor de todo- no había ninguna escena de humor. Al menos eso era lo que veía, porque en el capítulo 25 aparentemente matan a Himeya Jun, el host de Ultramán (el Nexus de color rojo). Antes de desaparecer, Jun dice que la luz es sólo un enlace, y que ésta se hereda a la persona indicada.
Cuando vi el siguiente capitulo, casi me da un infarto. El siguiente host es Ren, un chavito de diecisiete años, quien trabaja en un parque de diversiones. Por supuesto, esto le quitó mucho de oscuridad e incluso agregó algunas escenas de humor. Sin embargo, decidí seguir viendo la serie. Y fue un gran acierto.

Al poco tiempo (y a pesar de las -afortunadamente- muy pocas y breves escenas de humor) la serie retomó su atmósfera oscura y atormentada. Ren es producto de un experimento genético, y tiene un defecto que le ocasionará la muerte cuando cumpla dieciocho años. Ren es el Nexus de color azul. La verdad, fue un gran acierto que la siguiera viendo porque así pude disfrutar de una buena trama para este personaje. Si algún día la encuentran, no duden de ehcarle una visual: será una grata experiencia. No les digo el final, ni quienes fueron los otros dos Deunamist (los host).

A pesar de que habría deseado que Himeya Jun hubiera sido el único Ultraman rodeado de su atmósfera cien por ciento oscura y atormentada, de ahora en adelante, Nexus será uno de mis ultras favoritos.

martes, 20 de julio de 2010

¡Ultraseven X es Ultraseven!

Estoy muy emocionado porque acabo de ver toda la serie de Ultraseven X, la versión de 2007, donde se conmemora el cuarenta aniversario del personaje. Son sólo doce capítulos. Al verla, se me despejaron varias dudas, y también supe por qué a muchos de los fans de Seven no les gustó.

La historia se desarrolla en una Tierra alterna; no es la Tierra que nosotros conocemos y, por ende, nunca antes había aparecido ningún ultra ser. Eso se sabe hasta el final; al igual que también se descubre que Ultraseven X es en realidad la energía que mandó Dan Moroshi desde nuestro mundo, es decir, el original Ultraseven; aunque de aspecto más fiero.

El motivo por el que a muchos no les gustó es el siguiente: Ultraseven X es tan poderoso que casi no duran sus peleas, con tan sólo dos golpes termina con sus oponentes; la mayoría de las veces apenas y sale un minuto en todo el programa (a veces hasta un poco menos); incluso -si mal no recuerdo- en dos capítulos no se transforma en Ultraseven.

Sin embargo, a mí me encantó. El tono de la serie es muy adulto, aunque de vez en cuando tenga alguna pizca de humor, muy poco por fortuna. Hay una atmósfera de misterio y misticismo. Si tampoco mal no recuerdo, en cuatro capítulos, Jin (el protagonista) se transforma en Ultraseven X apareciendo en tamaño normal, no en un gigante, y eso me pareció muy atractivo.

También me pareció muy atinado que nadie sabe su nombre, sino hasta en el último capítulo, por lo que la gente sólo le llama el gigante rojo. Es más: cuando descubren su nombre, no le llaman Ultraseven X, sino, simplemente, Ultraseven. Y lo más emotivo es que al final, cuando la energía ultra se separa de Jin y regresa a nuestro universo, en la pantalla aparece el mismísimo Dan Moroshi (Kohji Muritsugu) caminando por un estanque, en nuestra Tierra, diriguiéndose hacia Ann.

En fin. A mí me vale las demás críticas. A mí me fascinó Ultraseven X. Me dejó un gratísimo sabor de boca y una gran emoción. Al igual de emocionante fue saber que, a fin de cuentas, sólo hay un Ultraseven.

(Existe un Ultraseven 21, pero eso es otra historia.)


lunes, 12 de julio de 2010

Sin lugar a dudas, uno de los mejores

ULTRAMAN NEXUS. Lo recomiendo ampliamente.

No puedes cambiar el pasado, pero tal vez sí puedas cambiar el futuro.

sábado, 10 de julio de 2010

10 de julio


Hoy habría cumplido sesenta y ocho años Ronnie James Dio, el caballero de neón, el caballero del rock, la Voz del heavy metal.

miércoles, 23 de junio de 2010

Adiós al atrapasueños


Tenía la costumbre de escribir una entrada de la Noche de San Juan en este blog. La razón era porque mi primera novela -o mejor dicho, mi primer intento de manuscrito- comienza, precisamente, en la Noche de San Juan. A veces la subía el 23 o el 24 de junio. No importa. Esta será la última.


Después de siete reescrituras, por fin comprendí que nunca funcionó. Cada vez que me la criticaban y que la rechazaban de las editoriales, yo pensaba que todos estaban equivocados. Hasta que algo pasó: me la aceptaron en una editorial, tuvo dictamen positivo.


No obstante, me dijeron que tenía que cambiarle muchas cosas, muchísimas. Y, por fin, me di cuenta de los errores garrafales que tenía, y de la poca sustentación que había en la trama. Yo creo que gracias a que no me la rechazaron, pude ver al fin que mi historia no estuvo bien planeada desde el principio; siento que algunas de las acciones y prodigios las metí con calzador. (Es como cuando estás muy enamorado y eso te ciega y no puedes ver los defectos y vicios de tu pareja.) En pocas palabras, por fin pude abrir los ojos.


Después de meditarlo unos días, decidí no publicar algo tan malo. Tampoco quería que algunas personas conocidas pensaran que yo no era capaz de escribir otra historia que la tan choteada El llamado del atrapasueños, cuyo título (como me dijeron en la misma editorial) es de por sí un cliché.


No me queda más que tratar de seguir escribiendo, y de dar gracias a mi primera historia y a todos mis personajes quienes me abrieron la posibilidad de imaginar cosas, y de plasmarlas en un papelito.

domingo, 20 de junio de 2010

National Kid!

Miren la joya que el Gran Arkham acaba de encontrar, un programa japonés llamado National Kid. Yo no lo recuerdo; lo más seguro es que nunca llegó a México. Pero véanlo. No sé si esta serie inspiró a las películas del Santo o fue al revés. Decidí subir esta versión doblada al portugués para que así le podamos entender una que otra palabra. Una joya de verdad.


martes, 8 de junio de 2010

Por lo mientras

Ya hace un tiempo que no he escrito nada en este bello y gran blog. La verdad, me sigue doliendo mucho lo de Dio, y por eso no he tenido humor para escribir. En fin, en estos últimos días me han pasado muchas cosas, desde haber rechazado la oportunidad de publicar mi primera novela hasta haber visto en vivo a Paul McCartney. Luego les digo.

Ah, también ya vi la última película de Ultramán (2009), donde presentan a Ultraman Zero.

lunes, 17 de mayo de 2010

Sientan la magia por siempre

Estaba a punto de escribir un mail a una persona cuando recibí un terrible mensaje. Ronnie James Dio ha muerto. Las últimas veces que visité su página, Wendy, su esposa, informaba que estaba reaccionando bien a las quimioterapias, incluso bromeaba diciendo que todavía no se le caía el pelo. Todo indicaba que saldría bien. Pero Dio murió.

En mi adolescencia, la primera vez que descubrí a Black Sabbath fue con el disco Heaven and Hell, donde Dio acababa de sustituir a Ozzy Osbourne como cantante. A partir de ahí conseguí el Mob Rules y el Live Evil, donde Dio también cantaba con Sabbath. Pero no quedó ahí. A partir de ese momento (y quien me conozca de años sabrá que no estoy mintiendo), Ronnie James Dio se convirtió en uno de mis más grandes ídolos, el cual siempre aparecería si me pidieran que hiciera una pequeña selección, sin importar cuán pequeña fuera.

Después de comprar su primer disco solista, Holy Diver, me puse a investigar en dónde más había participado, y fue cuando supe que cantó en Rainbow, y también conseguí dos de sus discos y un álbum doble en vivo. Alguna vez dije en este blog (y también quien me conozca de años sabrá que no estoy mintiendo) que Dio tenía la voz cien por ciento perfecta para cantar heavy metal. Y lo sigo pensando.

Dio era una persona de baja estatura, y de un rostro entre tosco e interesante. La primera foto que vi de él fue en una revista que se llamaba Sonido, la cual ya no se publica en México. En esa foto, Dio cantaba en Black Sabbath; ahí le hacen un acercamiento al rostro haciendo la señal de cuernos. Su mirada se ve muy fiera, y sus ojos se veían de color gris. Desde ese día, tuve la sensación de que Dio tenía el rostro de un duende-demonio. Yo creo que le habría gustado esa definición.

Aparte de la estupenda voz que Dio tenía, estaba su enorme talento para componer. Me atrevo a decir que él fue pieza clave para la primera época de Rainbow, con su denominado rock-arte-medieval. Y según las revistas, también fue motivo para que dejara Rainbow, ya que Ritchie Blackmoore quería que tocaran canciones de amor, y eso no iba con Dio. Por eso fue el cantante perfecto para Black Sabbath.

La música de Dio era poderosa, mística, elegante y majestuosa. La última vez que lo vi fue en 2004, en el Salón 21 de la Ciudad de México, ahora llamado Vive Cuervo. Este dios también fue influencia muy importante dentro de mi vida como músico: mi manera de componer estaba muy influida por la música de Dio.

Hace tiempo que he estado esperando el regreso de Dio en los escenarios mexicanos, pero por desgracia no será así. Ha muerto Ronald Padavona. Ronnie James Dio vivirá por siempre, como todos los dioses


La mejor manera de describir a Dio es con la frase que siempre añadía en sus autógrafos:

FEEL THE MAGIC

domingo, 9 de mayo de 2010

Getaway

Uno de mis discos favoritos de KISS es Dressed to Kill, y de ahí se desprende esta rola llamada "Getaway". Quise compartirla porque en el video desfilan fotos de los primeros años del grupo, dode se ve a un KISS muy joven, con una actitud y un aura muy especial; una actitud y un aura que sólo tienen las personas que tan sólo quieren ser músicos de rock, antes de que los problemas empiecen.

viernes, 30 de abril de 2010

Recuerdos de mi primera vez

Pues así es, mis queridos fans, El Gran Arkham se emocionó al encontrar en You Tube la rola Narita, del grupo Riot. Esta pieza fue la primera que yo saqué solito de oído, incluyendo las dos guitarras. Tal vez ahora suene muy sencilla, pero para un adolescente de catorce años, y que apenas le estaba agarrando la onda a la lira, fue una verdadera proeza.

Aún a estas alturas, el segundo lick principal me sigue pareciendo una belleza.

¿Por qué las épocas gloriosas duran tan poco?

martes, 20 de abril de 2010

Put Your Love In Me

Escuchen esta bella canción de amor interpretada por una de las habitates más distinguidas de este asilo, la siempre eterna Wendy Orleans Williams. Siempre que escucho a los Plasmatics me pongo de buenas. Como dije alguna vez, esta mujer le puede enseñar a muchos seudo cantantes hombres la manera correcta de interpretar el rock. Por favor, salven su alma y escuchen esto.


lunes, 5 de abril de 2010

Un poco de arte pictórico

Para que vean que en el Asilo Arkham abunda la cultura.

Un dato curioso

Me acabo de enterar de que el pasado 4 de abril se conmemoró a San Isidoro de Sevilla. En vida fue un hombre de mucha sabiduría. Es santo nacional de España, pero en la actualidad también se le ha propuesto (y aquí está lo curioso) como santo patrono de la internet.

Dato sacado de aquí.

martes, 30 de marzo de 2010

Programas de realidad y un poco de bel canto

A mí no me gustan los reálity chous. Me parecen que sólo se aprovechan del hambre de la gente que quiere ser un artista famoso, humillándolos y burlándose de ellos. (Los que alguna vez quisimos ser famosos comprendemos muy bien a los participantes, aunque por supuesto no los veo.)

Me llamó la atención que Canal 22 también hará un programa de ese estilo, con la particularidad de que será para buscar a cantantes de ópera. (La verdad, pensé mucho en escribir esta entrada porque, a pesar de que me sigue gustando el bel canto, no es lo que acostumbro a subir en este blog; además de que ya no escucho ópera. En lo personal, creo que la mayoría está llena de paja, y tan sólo hay una que otra aria o pasaje que vale muchísimo la pena escuchar. Pero en fin, en esta época donde el mundo está tan mal, un poco de esta música sublime nunca estará de más. Continuemos.)

Confiando en la seriedad y buen gusto que hasta ahora ha demostrado Canal 22, espero que este show de realidad sea un programa de calidad (con eso de que, de repente, algunas de sus producciones son en colaboración con Televisa, esperemos que no se contaminen con las jaladas de dicha televisora).

En fin, esto me hizo recordar mi época cuando estudiaba en la Escuela Superior de Música. Por aquellos días, me fascinaba la ópera. Mis favoritas eran las francesas, y -aunque esté un poco fuera de lo que acostumbro subir en este gran blog- quisiera compartir con ustedes una de mis arias favoritas. De Los Cuentos de Hoffmann, escuchen -aunque sea por curiosidad, no se van a arrepentir- el aria "Les oiseaux dans la charmille", en estas dos extraordinarias versiones: una es la clásica, donde quien canta es Olimpia, una muñeca, una autómata; y la segunda es una versión contemporánea, trasladada a la época actual en donde canta una enferma mental en un manicomio. Si se dan cuenta, estos videos no están muy alejados de lo que pasa en este asilo.

Las dos versiones la canta la estupenda soprano francesa Natalie Dessay. A pesar de que la ópera ya está fuera de mis intereses, no puedo negar lo sorprendente que es la ópera actual: los cantantes ya no sólo están casi estáticos cuando cantan, y eso que estos videos ya tienen sus años. Disfruten pues de esta soberbia, soberbia interpretación de la Dessay. Y de paso, vean lo hermosa que se veía esta mujer en el manicomio. (Acabo de ver que la versión del manicomio no se puede insertar, así que tendrán que darle clik abajo del primer video para ver el bello rostro de Natalie Dessay.)



http://www.youtube.com/watch?v=e1k5l4oiCEc

lunes, 15 de marzo de 2010

Pasado, presente y los ciclos regresan

Viéndolo bien, últimamente han pasado muchas cosas: mi reencuentro con mi héroe de la infancia, Ultramán; reconocer por fin que mi primera novela no sirve, pero ahora estoy escribiendo una que me tiene muy entusiasmado; volver a ver a dioses en el escenario, entre los cuales, han grabado nuevos discos, como AC/DC, Judas Priest, incluso KISS, aunque ya no toque con ellos Ace Frehley, su requintista original, y el responsable de que yo haya tomado una guitarra. Aún recuerdo que tenía once años cuando vi un video de KISS, y en ese mismo momento decidí convertirme en guitarrista.

Ace Frehley también acaba de grabar su nuevo disco Anomaly, donde me llamó la atención una pieza llamada "Fractured Quantum", seguro en alusión a la clásica "Fractured Mirror", de su primer disco solista de 1978, cuando todavía estaba en KISS.

Ahora que todo esto está pasando, pienso que aún hay inspiración para seguir adelante, que el presente se puede equilibrar con el pasado, sin que éste sea sólo nostalgia. Y podemos imaginarnos que, tal vez, el presente pueda llegar a ser eterno.

El espejo roto simplemente dio un salto en el tiempo.




domingo, 14 de febrero de 2010

Ternura y Pasión

Pues, para celebrar este día, El Gran Arkham quiere compartir con ustedes una gran rola de W.A.S.P. en dos diferentes versiones. La canción se llama Sleeping in the Fire.

Si quieren estar en plan romanticón, a modo ternura, escuchen la versión acústica.



Pero si lo que quieren es experimentar la pasión, escuchen esta gran versión en vivo, como debe ser, con guitarras eléctricas, heavy. Nada de esas jaladas del unplugged, inventos de un canal decadente que ya ni transmite videos. Esto sí es pasión por la vida.



Touch,touch in the flame desire
Feeling the pain's denial
And your fingers in the fire

Look,look in the candle light
See in the flame of life
And my spell is our lie

Taste the love
The Lucifer's magic,that makes you numb,
All the passion and pain are one,
You're sleeping in the fire.
Taste the love
The Lucifer's magic,that makes you numb,
You feel what it does and you're drunk on love,
You're sleeping in the fire

I gaze at the flame and fire burn.
And cry out the name of which I yearn

oooooooooooooooooooooooo

(SOLO)

Taste the love
The Lucifer's magic,that makes you numb,
The passion and all the pain are one,
You're sleeping in the fire.
Taste the love
The Lucifer's magic,that makes you numb,
You feel what it does and you're drunk on love,
You're sleeping in the fire.

Taste the love
The Lucifer's magic,that makes you numb,
All passion and pain are one,
You're sleeping in the fire.
Taste the love
The Lucifer's magic,that makes you numb,
You feel what it does and you're drunk on love,
You're sleeping in the fire.

jueves, 4 de febrero de 2010

Un videito

Esta entrada está dedicada a la Gran Carmen, ultrafán también.

Pues aquí tenemos a Ultraman, Ultraseven, Ultraman Jack (el que comocimos como El Regreso de Ultramán) y Ultraman Zoffi llegando a la Tierra, en donde encuentran a Ultraman Ace (el de la primera temporada que jamás se transmitió en México) completamente petrificado.

De pronto, les cae por sorpresa un monstruo, quien les arroja dos vasos gigantes a Ultraman y a Ultraman Zoffi. Cuando Ultraman Jack está a punto de usar su ultra brazalete, ¡pum!, que también me lo capturan. Luego, Ultraseven, con un poco de ayuda del comando Ultra Garrison, comienza a abaratar al monstruo dandole de madrazos y lanzándole rayos. Al final, libera a los demás y le da energía a Ultraman Ace. Disfrútenlo.

Cantemos:
Sebun, sebun, sebun, sebun.
¡Sebun! ¡Sebun! ¡Sebun!
¡Sebun! ¡Sebun! Sebun!


Una preguntita

¿Cuándo será el día en que Intel fabrique un procesador decente y que funcione?

miércoles, 27 de enero de 2010

27 de enero


Este día será una fecha muy especial para mí. Acabo de recibir un mail con una buena noticia. No me quiero adelantar, pero en pocos días les diré qué pasó.


¡Vaya! Por lo visto, el video que subí con el tema de Ultraseven, el más poderoso de los ultras, me trajo buena suerte. Por algo su traje es de color rojo.

martes, 26 de enero de 2010

Y ya encarrerados...

...y siguiendo con la nostalgia, aquí les dejo un bello video con el tema de uno de los más poderosos habitantes de Nébula M-78: el gran Ultraseven.

Cómo me gustaría que algunos maestros mamomes de la Escuela Nacional de Música lo vieran (por fortuna, no son todos, sólo unos pocos cuantos que contaminan a la escuela y los alumnos; bien por los maestros que no piensan igual que ellos).


Por lo mientras

Aquí tienen unas fotos que bajé de la güeb, mientras consigo la manera de sacarles fotos a mis monitos. Son Ultramán y Ultramán Tiga.




Aquí tienen una foto curiosa en donde están los dos juntos (bueno, no tan curiosa porque es el primer capítulo de Tiga, donde se le aparece el primer Ultramán)


Y otra foto más curiosa es ésta, donde hay una bebida sabor Tiga :D

lunes, 25 de enero de 2010

¡POR FIN! Aunque no tengo pruebas

El Gran Arkham, la luz del blog, está muy contento porque al fin consiguió su primeros ultramanes. Se trata de los dos iniciadores de cada era de las series: Ultramán (Hayata), de la era Showa, y Ultramán Tiga, de la era Heisei. Lo único malo es que mi nuevo teléfono no sube las fotos a mi máquina (sólo las puede mandar por mail, pero no tengo ese servicio), estaba mejor mi otro teléfono. En fin, tendrán que creer en la palabra de El Gran Arkham.

Se los compré a una persona muy confiable que contacté en Mercado Libre. Lo recomiendo ampliamente por si alguien quiere conseguir algún artículo. En un futuro, compraré más ultras, y también espero conseguir una cámara digital, nomás que tenga dinero *^^*

sábado, 9 de enero de 2010

¡BRRRRRRRR!


Hoy que me despierta mi perro como a eso de las dos de la mañana y me dijo: "Préstame una cobijita, no seas gacho".

domingo, 3 de enero de 2010

Dos piezas de música clásica

En lo que se me ocurre a ver qué jaladas escribo en este gran blog, aquí les dejo dos verdaderos clásicos: uno es No Class de uno de los favoritos de este asilo, Plasmatics; y la otra es "Fight it Back", una canción de uno de mis discos favoritos, Balls to the Wall, de los teutones de Accept, recuerden que hace pocas entradas subí una canción de ellos para navidad. Dios los bediga.

Disfruten, pues, de los gritos tanto de la desaparecida Wendy Orleans (q.e.p.d.) como de Udo Dirkschneider. Qué manera de comenzar los primeros días de este gran año. El Asilo Arkham es cultura.