asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


jueves, 26 de noviembre de 2015

GRACIAS

Quienes son los seguidores de este gran blog, saben que cada año dejo una entrada emulando El Día de Acción de Gracias de E.U. Este año en particular estuvo lleno de eventos que tengo que agradecer. Sin más, comencemos:

Gracias a Microteatro México por seleccionar la obra Naúfragos para representarla en la temporada Por Amor.

Gracias, asimismo, a Germán Pereyra y a Adriana Lumina por ser quienes concibieron la idea de la obra; así se le pudo dar vida al proyecto Náufragos.

Gracias de nuevo a Microteatro México y a toda la gente que votó para que regresara Sin Maquillaje a la temporada Por los Clásicos. Gracias otra vez a Armando Hernández por armar el equipo de Sin Maquillaje; a Guillermo Saldaña por dirigirla de nuevo, y a Pascacio López, a Waldo Facco y a Rodrigo Magaña por encarnar de nuevo a los payachitos. En verdad estoy muy agradecido por haber sido parte del equipo.

Gracias, un tanto retardadas, a Pascacio López por haberme recomendado con Germán Pereyra y Adriana Lumina.

Gracias otra vez a Microteatro México, y en especial a Andrea Novelo, por mandar el texto de Sin Maquillaje a Microteatro Guadalajara. Y por supuesto gracias a Microteatro Guadalajara; a Felipe Curiel por interesarse en la obra; a Rubén Pérez, Augusto Carriles y Carlos Cossio por darle vida mis personajes, y gracias a Julio C. Ávila por dirigir Sin Maquillaje en Microteatro Guadalajara.

Gracias a la maestra Gabriela Ynclán por no sólo aceptarme en su taller de dramaturgia, sino también por aceptarme en el proyecto de La Es Cena.

Gracias a Ana Laverde y Mauricio Corredor por interesarse en producir un cortometraje mío y a la vez gracias por querer hacer equipo conmigo en un próximo proyecto.

Gracias en especial a la vida por la oportunidad de salir bien de una enfermedad muy grave que me pasó. 


Gracias a los seres a quien me encomendé. Gracias a mi hermana, a mis hermanos y a mis padres porque aún sigo bien aquí. Gracias porque sigo aquí dando lata y cada vez recuperando más mi salud.

Gracias al doctor Constantino por la gran ayuda que nos dio a mi hermana y a mí en el hospital Siglo XXI, lo cual fue vital para hospitalizarme a tiempo.

Gracias al doctor Édgar Alpízar por operarme y prácticamente salvarme. Gracias igualmente al doctor Luis Alpízar y a todos los médicos y enfermeras que me cuidaron durante los días que estuve internado.

Gracias a CONACULTA por darme la oportunidad de cursar las Clases Magistrales de Novela que se imparten en la FILIJ, con el 100 % de beca.

Gracias a Alberto Chimal y a Roxanna Erdman por haber sido parte del jurado donde mi novela salió finalista del concurso Gran Angular de este año, por eso obtuve la beca.


Gracias por supuesto a los extraordinarios escritores Marie-Aude Murail, Melvin Burgess, Timothée de Fombelle, Martha Riva Palacio Obón y Mats Berggren por todos los conocimientos que compartieron con nosostros en las clases Magistrales de Novela.


Gracias por todo lo que aprendí este año.

Y gracias sobre todo a la gente que sigue entrando en las puertas de este blog, que abrió sus puertas emulando a un asilo psiquiátrico donde puedo jugar a que sigo siendo El Gran Arkham, el ídolo de la juventud. Seguimos adelante.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Las Clases Magistrales de Novela

Ayer, viernes 13 de noviembre, fue la última sesión de las Clases Magistrales de Novela en la FILIJ. Fue una experiencia renovadora porque aprendimos muchas técnicas para escribir y no tener que soportar la famosa hoja en blanco que tanto miedo nos da. Para mí fue un privilegio escuchar las experiencias de escritores de la talla de Marie-Aude Murail, Melvin Burgess, Timohtée de Fombelle, Martha Riva Palacio Obón y Mats Berggren. Lo digo de nuevo, fue un verdadero privilegio que me dejaran tomar esas clases; y gracias en especial a CONACULTA por haberme dado el 100 % de beca porque mi novela resultó ser finalista en el concurso Gran Angular de este año. Es doble la alegría que siento. Estoy en una etapa en donde pensaba dejar de escribir libros para niños y jóvenes, pero de nuevo quiero intentarlo, y ésto es gracias a ellos, quienes me despertaron de nuevo el entusiasmo. Espero que el próximo año de nuevo vuelva  a ser seleccionado para las Clases Magistrales, aunque estas clases del 2015 las recordaré como algo muy especial. Ahorita no tengo teléfono, pero en cuanto pueda, subiré fotos del libro que nos obsequió Marie-Aude Murail, los libros que compré y de mi gafete y mi constancia que me dieron. Aquí estoy feliz.