asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


sábado, 23 de diciembre de 2006

Relatos del asilo

"Las lukidaws son entidades polacas de rostro celestial pero con intenciones malévolas. No se sabe si son espíritus o duendes. Si tienes la mala fortuna de mirar sus hermosos ojos azules, tu vida ya no será la misma. No importa que tan joven seas: te sentirás tan viejo que ya no querrás hacer nada; tu vida perderá sentido porque ya dejaste de ser joven. Yo no creía en esto hasta que me encontré frente a frente con una bella lukidaw en el estacionamiento de un teatro. Hubiera visto los ojos de esa pequeñita, doctor: eran inmensamente azules."
Esto me contó el paciente del gran sombrero, quien asegura ser viejo siendo joven aún.
Dr. Jeremy Amadeus Arkham.

viernes, 22 de diciembre de 2006

A pesar de todo




A pesar de todo, quiero ser sincero en lo que voy a decir. De verdad deseo que todos mis compañeros de generación tengan unas fiestas memorables y que encuentren su camino en la literatura. Todos, absolutamente todos. No importa cuántos disparates diga: de todos me llevo un grato recuerdo.

Una postal para el Witch Network


A toda la gente que habita en el Witch Network le deseo lo mejor en estas fechas, y que sigan disfrutando de la alegría que caracteriza al foro. Un abrazo especial y con mucho cariño a Claudia, Dulce y Luz, mis bellas musas. *^^*

Otro más.


Otro año termina junto con su bemoles y sus sostenidos, con sus consonancias y disonancias, con sus momentos terribles y por los que valía la pena seguir vivo. Lo bueno es que nosomos los mismos de cuando inició el año. No sé si más inteligentes, pero sí menos tontos; no sé si más sabios, pero sí menos ogorantes. No sé si más preparados, pero... sí: creo que más preparados para afrontar lo que nos depara el destino y no repetir los mismos errores del año anterior. Aunque yo no creo mucho en el destino.


Sin embargo, en caso de que exista, yo le propongo lo siguiente al destino:

Guía bien mi camino o déjame en paz.

Bueno...


Creo que no es tan malo ser Arkham.

miércoles, 13 de diciembre de 2006

No supe qué título ponerle

Me he propuesto no arrepentirme de nada de lo que aquí escriba; ni de mis gustos musicales y literarios, ni cuando quiera escribir algo gracioso, ni cuando quiera escribir enojado por la vida que me tocó, ni siquiera cuando despotrique contra algún escritor -incluyendo a cualquiera de la 37 haya o no acabado la escuela o no haya tomado todas las clases- con el cual no esté de acuerdo. Yo no le debo nada a la gente así que no tengo por qué rendirle cuentas a nadie.

Sólo edito cuando encuentro algún error de dedo, falta de ortografía o algún error de sintaxis (todavía tengo muchísimas). Empiezo a dudar nuevamente que tal vez nunca llegue a ser un buen escritor. Tal vez estoy muy enojado porque encima de todo hoy cumplo un año más.




martes, 12 de diciembre de 2006

Los que faltaron


La felicidad nunca es completa. La entrega de diplomas debió ser un gran día, y de hecho lo fue, pero hubo ausencias que rompen la perfección. De antemano, sabíamos desde el primer semestre que no llegaríamos todos; sin embargo, muchos debieron estar.

Adrián es uno de los mejores elementos del grupo. Por una pequeña circunstancia no recibió diploma, mas no por falta de talento, todo lo contrario. Muchas veces me demostró ser no sólo un compañero de clase sino un verdadero amigo, a pesar de que yo me porté mal con él varias veces.

Diana dejó de ir por un problema de salud. También la extraño mucho y me dolió cuando dejó de ir ya que también escribe muy bien. Recuerdo el cuento infantil que leyó en la clase de Alinne. Ella era un elemento que no debía salir.

Ozelot, Mauricio, Nacho, Alejandro, Ana, Criseida, ¡carajo!, ¿por qué se fueron?

Sergio va a ser un gran escritor, un gran narrador, que no quede duda.

En fin, tampoco es ninguna garantía tener el diploma. Como diría un gran personaje de una futura gran novela: "Que la estrella de la Suerte nos ilumine."


Necesito un traductor de suomi


Algunas cosas me han inspirado para modificar y enriquecer mi novela, y entre ellas está una canción de Nightwish llamada "Kuolema Tekee Taiteilijan" del disco Once. No sé si alguno de la 37 o del Witch Network -o cualquier otra persona que tenga la fortuna de estar viendo este gran blog- sepa o conozca a alguien que lea en finlandés. De hecho, no lo necesito para modificar mi novela, pero sí tengo ganas de verla traducida. Ojalá alguien me ayude para saber lo que canta esta diosa elfa escandinava, Tarja Turunen.

KUOLEMA TEKEE TAITEILIJAN
Kerran vain haaveeni

nähdä sain
En pienuutta alla

tähtien tuntenut

Kerran sain kehtooni kalterin

Vankina sieltä kirjettä kirjoitan


Luojani, luoksesi anna

minun tulla siksi miksi

lapseni minua luulee


Sinussa maailman kauneus

Josta kuolema teki minusta

taiteilijan


Luojani, luoksesi anna

minun tulla siksi miksi

lapseni minua luulee


Oman taivaan tänne loin
Anna minun päästä pois

Quién es quién


No sé si algún día me convierta en un buen escritor. A lo mejor no, pero no estoy de acuerdo con la actitud que asumen muchos escritores o aspirantes a serlo: algunos se ríen por mi manera de pensar o de mis preferencias literarias ya que ellos prefieren un tipo de literatura más seria. Es probable que lo único que quieren es quedar bien con otros escritores demostrando su seriedad a la hora de plasmar sus ideas, tanto en la tinta como en sus comentarios.

Hace muchos años que utilizo la frase CREE EN LO IRREAL, desde que tocaba en mi grupo de rock; en mis autógrafos lo escribía. Un escritor necesita creer lo que está creando y no tomarlo a broma ni a la ligera, aunque no exista.

Agunos han pensado que yo no merecía estar dentro de la escuela. No sé si algún día me convierta en un buen escritor. A lo mejor no, pero me alegra y me llena de orgullo no ser igual a los demás, a los "serios"; además, no me interesa estar dentro del gremio de los escritores, sé que nunca perteneceré a él. De todas maneras, yo nunca he pertenecido a ningún grupo.

No es mi culpa


Mañana, 13 de diciembre, es mi cumpleaños. A nadie le decía mi edad, y ahora estoy arrepentido de haberlo dicho a varias personas: todos me calculaban diez años menos. Ni modo: no es mi culpa haber nacido antes de tiempo.

Lo malo fue que a la primera persona que se lo dije era la menos indicada.

Pero...


Quisiera dormir y al despertar ser otra persona. Quisiera dejar de sentir la presión en el pecho y los brazos, y caminar como si nada pasara. Quisiera dejar de gritar en las noches. Quisiera que el odio me abandonara. Quisiera dejar de ser un fenómeno de circo. Quisiera no regresar solo a mi casa. Quisiera encontrar la purificación. Pero, por desgracia, al despertar sigo siendo Arkham.

Sano insano


Mi psiquiatra me quiere recetar antidepresivos y una persona me recomendó ir con los Neuróticos Anónimos. Tengo la siguiente pregunta: Si me alivio, ¿qué sería del Asilo Arkham?

Un bello poema

Si encuentras un error en este blog
es que me da flojera abrir el Word.

D.R. Mario R. Monroy, 2006


domingo, 10 de diciembre de 2006

De todas maneras está el relámpago


En estos días, he vuelto a tomar mi guitarra. Parece que mis dedos no están tan torpes. No sé qué hacer: sólo quiero escuchar y ver videos de Nightwish y no tengo ganas de abrir un libro. Parece que mi conflicto de identidad regresó.

En Los culpables dije que yo tomé una guitarra por inspiración de Ace Frehley, y que empecé a escribir por la saga de Harry Potter. Me preocupa porque quiero continuar mi novela para que esté terminada en los primeros meses del próximo año; pero, ¿qué tal si me dan ganas de regresar a la música?

En fin: esperemos que el tiempo lo decida. De todas maneras, en estos dos personajes coincide el símbolo del relámpago, como si fuera la señal del camino a la creación artística.

¿Otra coincidencia en mi vida?

sábado, 9 de diciembre de 2006

Deseo alado


Quisiera que mi nahual, mi daimonion y mi patronum fuera un murciélago.

El día llegó


Hay una comedia musical, bastante mala para mi gusto, llamada Jekill and Hyde. En ella sobresale una gran canción: "A new life", una de mis favoritas de este género. Hace poco la volví a escuchar y pensé en mis compañeros de generación y en mí. Creo que todos entramos en esta escuela porque buscamos una nueva vida.

No sabemos qué será de nosotros, si nos irá bien o nos irá de la fregada; pero tenemos que buscar, de una manera u otra, ese Gran Quizá que aprendimos en clase. Ahora que hemos terminado el diplomado, lo único que deseo para ustedes, Generación 37 y a las demás, es lo siguiente: todos merecemos una nueva vida.

Éramos demasiados


Estoy feliz por no tocar más en mi banda, Arkham: por lo menos he encontrado en la web a dos agrupaciones con el mismo nombre. De hecho, el Arkham mexicano ya no existe, espero.

Tatuajes



Los tatuajes del alma suelen lastimar más que los tatuajes de la piel. Así que, para equilibrar tanto sufrimiento, me tatué dos en mis brazos. Aquí están.

viernes, 8 de diciembre de 2006

Otro año más



Los días deberían ser iguales; ninguno mejor que el otro: así no sentiríamos la distancia que existe entre un gran día de uno terrible. Desde que tengo veinte años, tengo miedo de cumplir más, y poco a poco dejar de ser joven y más adelante hacerme viejo. Todo el tiempo se me olvida que ya no soy un adolescente. La Navidad me llena de nostalgia porque todas son iguales. Lo que más me duele del fin de año es la cercanía del día en que cumplo otro año más. La Navidad vuelve a ser igual. Sólo las lágrimas púrpuras me acompañan. Nunca creí que la soledad pesara tanto.

La verdadera casa



El otro día, mi psiquiatra no me creyó cuando le dije que no soy un Gryffindor. Le expliqué que mi casa era Ravenclaw, y él no supo de qué le estaba hablando. Para aumentar su acervo cultural, le presento a mi psiquiatra, el doctor Saracco, el escudo de mi casa y mi anillo de graduación, con mucho orgullo.

Conflicto de veracidad


Carmen me dio la idea de agregar elementos de fantasía a este blog. Sin embargo, ahora tengo un conflicto. EDUARDO ANTONIO PARRA (lo escribo con mayúsculas porque él habla así de grueso) nos dijo en una de sus clases: NUNCA LE CREAN A UN ESCRITOR: SIEMPRE ESTÁ MINTIENDO. Yo me sentí muy incómodo porque a mí me han pasado cosas realmente curiosas, extrañas, y coincidencias difíciles de creer, pero que de verdad sucedieron. Es obvio que en la segunda parte de "Objetos perdidos" mentí sobre mi túnica de Ravenclaw y mis lentes de Quidditch, pero en "Los culpables" sí dije la verdad.

Sólo quiero que sepan que en "Los culpables" no mentí. En los demás mensajes... quién sabe: esto es el Asilo Arkham. Además, que quede claro que la mayoría de mis historias las invento: no vayan a pensar que todo lo copio de la calle.

También quería aclarar que muchas cosas fantásticas ocurren en la vida real. Como dice la primera frase de un futuro Best Sellers: Siempre me han pasado cosas muy extrañas.

miércoles, 6 de diciembre de 2006

Objetos perdidos (parte I)


Las tardes ahora son muy tristes y aburridas. Extraño mucho la escuela y estoy tan deshanimado que no quiero leer ni escribir nada. Como no sabía en qué emplear mi tiempo, decidí escombrar mi cuarto. Estaba tan desordenado que me sorprendió todo lo que encontré: revistas donde hablaban de mi grupo, una caja con plumillas nuevas, un par de botas que nunca me puse por no encontrarlas, el papelito con el teléfono de una chava darkie a la que nunca pude volver a contactar (grrr), una gabardina la cual me dio mucho coraje porque ya no me quedó, hasta el pedal de mi guitarra por el cual me peleé con una persona ya que pensé que él me lo había robado. En fin: cosas de mi pasado.

Objetos perdidos (parte II)


Lo que más gusto y nostalgia me dio fue encontrar parte del uniforme de mi antigua escuela. Aunque no lo crean, yo estudié en una escuela en Escocia; una que está un poquito escondida. Les presumo mi túnica. A un lado de ella están los lentes que me protegían los ojos cuando jugaba de cazador. La verdad, no era tan malo.

Elementos de creación


La creación literaria no es sólo la respuesta a un llamado sino también la suma de todo lo que existe en nuestra mente. Nosotros conocemos nuestra personalidad, pero es curioso averiguar desde cuándo somos así. No tenía nada que hacer y me puse a recordar los momentos claves de mi vida. Siempre existen muchos culpables que modifican nuestros pasos por el mundo. He aquí a los que considero más importantes:

Los culpables


Él es el culpable de que yo tomara una guitarra cuando era niño.

Él es el culpable de que yo estudiara música clásica (aunque no lo crean) cuando yo era adolescente.


Ellos fueron los culpables de que no me suicidara hace muchos años, en el peor verano de toda mi vida.
Ella es la culpable de que tomara una pluma hace pocos años.

Parece que mi mente nunca ha sido muy equilibrada que digamos, y eso me hace muy, muy feliz. Creo que por eso escribo así.

domingo, 3 de diciembre de 2006

Para que no sientan celos

Saludos y besos para la afamada, magnífica, talentosa y extraordinaria Generación 37. Sin contar que somos muy guapos.

Hola, Witch Network


Un especial saludo a todos los integrantes del Witch Network, sin el cual yo no estuviera escribiendo mis desvaríos. Besos a la Dulce Jefa, a Claudita y a Karen Luz Akari.

Sigan creyendo en lo irreal. Las puertas del asilo están abiertas otra vez.

viernes, 1 de diciembre de 2006

Un encuentro tardío


Si hubiese escuchado a Nightwish tres o cuatro años antes, hubiera regresado a la música y nunca hubiera empezado a tratar de escribir. No sé si algún día toque otra vez una guitarra distorsionada, pero espero que mis historias no salgan distorsionadas.

Una foto


Yo con maquillaje y el pelo suelto.

El fin de una era es sólo el principio


Muchas lágrimas púrpuras se han derramado para el final de lo que promete ser un principio. Sin embargo, creo que valió la pena. Nunca imaginé que un sueño recurrente se convertiría en una novela, la cual se ha vuelto mi obsesión y no estaré a gusto hasta verla terminada.

Hace algunos años, Arkham fue una etapa importante de mi vida. Las campanas de la noche se escuchaban sin piedad. Pero ahora, ya no son notas las que predomina en mi mente, sino voces de muchos personajes que quieren salir y ser conocidos. Los escenarios rodeados de instrumentos y amplificadores los cambié por escenarios imaginados.

Yo sé que Arkham fue inventado por H.P. Lovecraft, pero el nombre de mi grupo lo adopté por el Asilo Arkham, la prisión psiquiatra de Cd. Gótica, una prisión para criminales dementes y peligrosos; aunque muchos de ellos se justifican por ser víctimas de las malas jugarretas que la vida les dio: no son malos por que quieran, sino porque el destino se ensañó con ellos. Además, muchos de los habitantes de Arkham pueden ser considerados fenómenos.

Retomar el nombre de Asilo Arkham es una manera de unir mi pasado con mi futuro, como la circularidad que se presenta en muchos textos, incluso en algunos de los míos. Tal vez ya tengamos muchos años como para volver a usar licra, pero esperemos que sigamos siendo jóvenes al empezar un nuevo texto.

Las lágimas púrpuras continuarán, pero ni modo: siempre he tenido la mala costumbre de creer en lo irreal.