asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


jueves, 27 de noviembre de 2014

Gracias

A pesar de todo lo que está pasando, no quisiera dejar la tradición que me impuse de emular el Día de Acción de Gracias en este blog. 

De hecho, este es el primer año que me equivoqué y subí el post una semana antes, pero sirvió porque así me acordé de otras cosas que tenía que agradecer también. Sin más, comencemos.

Gracias porque mi hermana no tuvo la enfermedad que previamente le habían diagnosticado. La que tiene también es de cuidado, pero no como la primera que se pensó. Así que gracias.

Gracias a Jéssica de la Portilla por haberme mandado la oración de San Judas Tadeo que estoy seguro tuvo mucho que ver con el cambio de diagnóstico de mi hermana. También gracias por los rezos que hicieron mi hermano y su esposa dentro de su religión. Sigo pensando que fue un milagro. (Sé que no debo hablar de religión, pero en este caso tengo que hacerlo por agradecimiento.) Gracias.

Gracias también porque mi mamá ha seguido estable en su enfermedad. Espero que pronto se mejore su salud y su ánimo.

Gracias porque mi papá, a pesar de tener también problemas de salud, se ha mantenido estable y ha salido adelante.

Gracias a mi tía Catalina Sandoval por todo el cariño que nos dio en vida. Hasta luego, tía.

Gracias a Jesús Mora, Arturo Niño y Cristian por haber querido reunir a Arkham. Por desgracia no pude continuar, pero en verdad gracias por los momentos en que parecía volver la banda, en verdad los disfruté. Algún día.

Gracias muy especiales a la maestra Gabriela Ynclán, quien de inmediato me apoyó en momentos muy difíciles, y se puede decir que ella me dio buena suerte al aceptarme en su taller. Siempre le estaré agradecido. Muchas gracias.

Gracias a Micro Teatro por aceptar mi obra Sin Maquillaje. Y, por supuesto, muchas gracias a Armando Hernández por creer en mi texto y producirla, al igual que Guillermo Saldaña por su excelente visión y dirección; y a Pascacio López, Waldo Facco y Rodrigo Magaña por sus estupendas actuaciones. Gracias a todos.

Gracias al Rolly, de Banda Roquera, por regalarme un número de la revista donde aparece un artículo mío. En verdad fue una gratísima sorpresa.

Gracias a Gustavo Morales por apoyarme en un momento de enojo, y explicarme muchas cosas sobre el teatro que no entendía. Gracias, mi carnal.

Gracias a Germán Castellanos y Adriana Lumina por escogerme a mí para escribir su obra. Espero en verdad que el proyecto se realice. Le debo muchas cosas a Sin Maquillaje. Y de nuevo gracias a Pascacio López por decirles cómo contactarme.

Gracias por todo lo que he aprendido en este año.

Gracias a Álvaro Espinoza por llevar nuestras rebanadas de pastel a una publicación de Michoacán.

Gracias a Germán Castellanos por el libro que me prestó. En verdad fue muy iluminador.

Gracias especiales a La Gran Mary, por ser una de mis más fieles lectoras, a pesar de seguir teniendo muy olvidado este gran blog.

Y, sobre todo, gracias a todos ustedes que siguen entrando en mi blog y en mis redes. Gracias.