asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


jueves, 10 de mayo de 2007

Para completar la trilogía


Cierto día, nuestros héroes, Yerbaldo, Chemito y Grifolín estaban sentados en la banqueta, tristes por no tener dinero para su dosis diaria. De repente, la quietud se vio interrumpida cuando apareció el "Tío Ogro", un fumador de hierba, de muy mal carácter. Chemito, el más idiota de los tres, se atrevió a pedirle una hoja de su periódico que llevaba bajo el brazo, para hacerse unos cigarritos no contaminantes. El "Tío Ogro" se negó rotundamente argumentando que las hojas de cigarros serían para él. Entonces, Chemito le lanzó su bote de activo a la cabeza, Yerbaldo lo jaló de las barbas al suelo, y Grifolín le dio una patada en la cara. Le quitaron el poco sueldo que traía, compraron a duras penas su dosis diaria y fueron felices por el resto de día.

No hay comentarios.: