asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


miércoles, 23 de junio de 2010

Adiós al atrapasueños


Tenía la costumbre de escribir una entrada de la Noche de San Juan en este blog. La razón era porque mi primera novela -o mejor dicho, mi primer intento de manuscrito- comienza, precisamente, en la Noche de San Juan. A veces la subía el 23 o el 24 de junio. No importa. Esta será la última.


Después de siete reescrituras, por fin comprendí que nunca funcionó. Cada vez que me la criticaban y que la rechazaban de las editoriales, yo pensaba que todos estaban equivocados. Hasta que algo pasó: me la aceptaron en una editorial, tuvo dictamen positivo.


No obstante, me dijeron que tenía que cambiarle muchas cosas, muchísimas. Y, por fin, me di cuenta de los errores garrafales que tenía, y de la poca sustentación que había en la trama. Yo creo que gracias a que no me la rechazaron, pude ver al fin que mi historia no estuvo bien planeada desde el principio; siento que algunas de las acciones y prodigios las metí con calzador. (Es como cuando estás muy enamorado y eso te ciega y no puedes ver los defectos y vicios de tu pareja.) En pocas palabras, por fin pude abrir los ojos.


Después de meditarlo unos días, decidí no publicar algo tan malo. Tampoco quería que algunas personas conocidas pensaran que yo no era capaz de escribir otra historia que la tan choteada El llamado del atrapasueños, cuyo título (como me dijeron en la misma editorial) es de por sí un cliché.


No me queda más que tratar de seguir escribiendo, y de dar gracias a mi primera historia y a todos mis personajes quienes me abrieron la posibilidad de imaginar cosas, y de plasmarlas en un papelito.

2 comentarios:

MARY dijo...

A mí m habría gustado leerla... Tú animo, aún así, sique escribiendo, la practica hace al maestro ^^
Saludos!!!

Carmen dijo...

Querido Mario, tenía tiempito de no pasar por acá y estoy leyendo esto que te pasó con tu novela.
¿Y qué? ¿acaso esto te va a detener en tu afán de escribir?
Vamos manito tienes que seguir, si no con la misma pues con un refrito que si funcione y esté bien planteado y sobre todo a lo mejor en grupo y tallerenadola si funciona, pero si no tiene remedio pos entierrala y entonces saca otra nueva novia que te enamore y te de un gran entusiasmo por escribir.

La vida empieza todos los días mi amigo.

un abrazo fraterno