asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


domingo, 10 de octubre de 2010

El hombre que quería ser alien

El capítulo 32 de Ultraman Mebius comienza con una historia digna de un estupendo cuento. Dicha historia es narrada por una niña, donde nos dice que siempre que regresaba de su clase de piano, se encontraba con un muchacho quien se pasaba la tarde haciendo hoyos muy grandes en el campo con una pala.

Cierto día, la niña se atrevió a conversar con él. Le preguntó por qué todas las tardes se ponía a escavar hasta el anochecer. El muchacho le respondió que estaba buscando una nave espacial. Inmediatamente, la madre le llamó la atención a su hija, advirtiéndole que no se acercara más a ese muchacho. La niña le preguntó el por qué, y su madre le respondió que todos decían que aquel muchacho podría ser un alien.

Es una lástima que no haya una versión de este inicio en You Tube para que ustedes vean lo fabulosa que está la imagen en video, en donde quisiéramos saber qué será lo que vendrá más adelante en esa historia. A mí la verdad me impresionó y me emocionó mucho.

No les digo qué sigue por si algún día puedan ver este capítulo 32 de Ultraman Mebius. Cada vez me convenzo más de las palabras del maestro Jaime Casillas, cuando nos dijo que no desdeñáramos ningún género.

No hay comentarios.: