asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


miércoles, 25 de abril de 2012

Un cuento infantil de terror


Acabo de leer una novela llamada Cuento infantil (Nursery tale) de T.M. Wright. Eso no sería tan importante si no fuera porque tardé más de veinte años en leerla, tal vez casi treinta. Está novela estaba dentro de una colección que se vendía en los puestos de revistas cada semana, allá por 1984. Recuerdo que a mí me gustaba mucho comprar esas colecciones, aunque curiosamente sólo compré ese número. Y más curioso fue que, a pesar de que siempre me han gustado los libros, sólo leí dos páginas y lo dejé.


Pasaron los años y ese título permanecía guardado entre mis cosas. Cuando se me ocurría limpiar mi cuarto, siempre estuve a punto de tirarlo a la basura, pero me arrepentía a última hora. Y así pasó el tiempo hasta que de nuevo se me ocurrió hacer limpieza. De nuevo estuve a punto de tirarlo, pero traté de echarle un vistazo y decidí, ahora sí, tratar de leerlo. Y me gustó la historia.


Este título salió en la colección Biblioteca de Terror de ediciones Forum, parece que es una publicación española. De nuevo recordé aquella época y me arrepiento de no haber comprado todos los títulos. En la tercera de forros aparece una lista de los títulos publicados, entre ellos estaba: Cuentos de terror, Édgar Allan Poe; El magnetizador y otros relatos, de E.T.A. Hoffman; La madriguera del gusano y Drácula, de Bram Stoker, y El Golem, de Gustav Meyrink. Claro que en aquella época sabía mucho menos sobre títulos y autores, pero de todas maneras qué mala suerte que no compré más. Me pasó igual que cuando se vendía aquella colección de Lecturas mexicanas, del F.C.E., allá también por mediados de los años ochenta, donde también compré pocos títulos, sin contar que varios los perdí, y ahora muchos están como locos tratando de conseguir la colección completa.


Pero bueno, a mí seguido me pasa que desearía regresar el tiempo y haber hecho más cosas de las que en realidad hice.

9 comentarios:

Manuel Fernández García dijo...

Yo coleccioné bastantes títulos de aquella colección pero de manera selectiva. Ahora esoy intentando recopilar esos relatos gracias a internet y el formato pdf, utilizando como base la Biblioteca del Terror. Es dificil encontrar los números de esa colección de los años 80. La edición no era muy buena pero el contenido era extraordinario para un entusista de la literatura de Terror.

Asilo Arkham dijo...

Hola, Manuel:

Antes que nada, gracias por visitar mi blog. En verdad estaría fabuloso poder conseguir los tomos en pdf, hay títulos grandiosos. Como dices tú, las ediciones eran algo rústicas, pero los títulos era en verdad de colección. Un favorsote: si logras conseguir los títulos en formato electrónico, mándame la dirección, yo también quisiera tenerlos. Un abrazo.

Asilo Arkham dijo...

Yo de nuevo:

¿Sabes? Pensándolo bien, creo que esa presentación rústica era lo que más encato le daba a esas ediciones.

Jess dijo...

Saludos Asilo Arkham y Manuel Fernández.

Despues de tanto tiempo de haber leido tales obras y con un gusto enorme de revivir el pasado, justo ahora tambien estoy coleccionando en pdf la mayor cantidad de estos títulos. Ya tengo cási la mitad aproximadamente y espero con la ayuda de ustedes conseguir todavía más. Afortunadamente pude adquirir en su momento toda la coleccion y hasta hoy siempre me gusta usarla como una referencia importante para la época que me toco vivir en la Cd.de México durante los años 1985 y 1987, un breve momento marcado por dos situaciones que conmovieron al país y al mundo (el terremoto del 85 y el mundial de futbol México 86).
Que hermosa época, a pesar del desastre ocasionado por aquel terremoto. Estudiaba en aquel entonces la vocacional y la Biblioteca del terror me acompañaba todo momento durante mis travesias por la ciudad de México en metro y autobus. Aunque me fue dificil leerla toda, lo confieso, todos los títulos que pude leer me resultaron fascinantes, pero claro, unos más que otros.

No es coincidencia que seamos varios lectores de aquellas épocas los que hoy estemos haciendo esta labor, más bien es una gran suerte poder disponer de los medios.

De igual forma me pongo a disposicion de los lectores que quieran compartir los títulos que tengamos a la mano.

Saludos y hasta pronto.

Asilo Arkham dijo...

Hola, Jess:

Antes que nada, gracias por visitar mi blog. Ojalá puedas leer este comentario. Qué bueno que también te guste la música de la época ochentera y setentera, bella época.

Me llamó mucho la atención que tengas varios títulos en pdf de aquella colección; me gustaría saber si pudieses compartir los archivos porque me gustaría leer algunos títulos, claro, si es que se puede. mi correo es mr_monroy@yahoo.com.mx De verdad estaría padre poder leeros, y te doy mi palabra de que si llego a conseguir los títulos que te faltan, yo también te los mando, para tener la colección completa.

Qué bueno poder compartir los recuerdos de aquella época tan padre como lo fue los años ochenta. Un abrazo.

Jess dijo...

Sería un gustazo poder compartirlos amigo, los títulos en su mayoría los he conseguido por separado y fácilmente se puede hacer una carpeta con ellos. Voy a ponerme en contacto contigo para enviarte 20 numeros y no habría ningun inconveniente de mi parte si pudieras hacer un post y publicarlos en tu blog.

Sobre el artículo referente al título "Un Cuento Infantil" mis mejores felicitaciones Asilo Arkham. Considero ese libro como uno de los impresindibles de la colección, al igual que el primer título de T.M. Wright "Extraña Simiente". En lo personal me gustó mucho más leer los primeros números, tal vez por la novedad y entusiasmo de la época. Mis favoritos de oda la obra fueron ademas de "Extraña Simiente": "El Muñeco que se Comio a su Madre" de R.Campbell, "Criaturas Nocturnas" de T.F.Monteleone, "Lovecraft, Lovecraft!" De Ofelia Dracs, "El Golem" de Gustav Meyrink, "En Las Montañas de La Locura" De H.P.Lovecraft, "Una Tranquila Noche de Terror" de Charles Grant, "Fantasmas" de Peter Straub y "La Casa en el Confìn del Mundo" de W.H.Hodgson.

Suerte con la busqueda de los títulos faltantes, haber que te parecen los primeros que te mando.

Jess.

Asilo Arkham dijo...

Muchísimas gracias, Jess. Quería escribirte esto en un comentario en tu blog, pero no supe en cuál de los tres podría dejarlo. Te doy mi palabra que en cunato encuentre algún título más lo subiré y lo compartiré contigo. Qué padre recordar aquella época ochentera, hubo varias colecciones que valieron la pena comprar en los puestos de revistas. Gracias de nuevo por haber leído y contestado mi comentario. Un abrazo. Bienvenido al asilo.

Jess dijo...

Mensaje enviado a tu cuenta con 20 títulos de la biblioteca!!!
Saludos Mr.Monroy aka Asilo Arkham.

Jess dijo...

Saludos Mr.Monroy, checa nuevamente tu correo ahí estan yá los libros.

Por ciero, hablando de otras colecciones recuerdo que tambien llegué a comprar algunos tomos de la Biblioteca Científica, creo que era de Salvat, tambien algunos de la Biblioteca de Ciencia Ficcion editada por Orbis, y varios de una coleccion cinematográfica, creo que era de Planeta. Esos libros todavía los tengo, en casa de mi madre, junto con todos los libros y revistas que compraba en mi juventud.

Ya que he mencionado a mi querida madre, en realidad fué ella quien me enseño este hábito de la lectura, ella leía mucho el Lagrimas y Risas, la Novela Policiaca, la Novela Sentimental, y toda aquella variedad de librillos semanales. Y aún conseva muchos, porque dice que es difícil desacerce de ellos.

Hasta pronto.