asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


miércoles, 10 de octubre de 2007

Family Jewels


En uno de los programas de Gene Simmons Family Jewels, se hizo un concurso para buscar a su más grande fan, y quien resultara ganador pasaría una tarde entera junto a él. El pobre de Gene esperaba a una mujer sexy y despampanante, pero en lugar de eso quien ganó fue un hombre cuarentón. Aquel hombre tenía todo un altar dedicado a KISS dentro de su casa, cuadros, juguetes, incluso instrumentos musicales parecidos a los que ellos usaban en sus conciertos. Sin embargo, lo que más me gustó -y estoy seguro de que también le gustó y emocionó a Gene- fue cuando dijo que de niño no era muy feliz en la escuela, que no era popular y que todos le molestaban, pero aquel hombre agregó: "Sin embargo, no me importó porque te tenía a ti, Gene, y también a Paul, a Ace y a Peter. Tenía mis discos y ustedes eran mis amigos, eran parte importante de mi vida. Tú sabes a lo que me refiero, ¿verdad, Gene?" Yo creo que Gene Simmons debió de agradecer que en aquel momento tenía puesto sus lentes oscuros.

Yo me sentí muy identificado porque también tuve la misma experiencia cuando era niño. Afortunadamente, KISS no sólo fue mi compañero en la niñez, sino también la inspiración para que yo tomara una guitarra y darme cuenta de que sí podía tocar. No obstante, no quisiera pensar qué habría sido de mí si no hubiera escuchado a Nightwish el año pasado. No cabe duda de que el arte es una gran cura para el alma.

Volviendo al programa, me fue muy grato presenciar al mismo demonio mostrando su lado humano. No es de extrañarse ya que en su disco solista interpretó una canción de la película Pinocho. No obstante, es muy emocionante ver que no somos los únicos que nos aferramos a un ídolo, ni que tampoco ha sido en vano este estilo de vida, porque es una parte muy importante de nuestro existir.

Bueno, ver el programa de Gene Simmons Family Jewels -a pesar de que vemos todo el imperio que ha logrado Gene con todos los millones que está ganando con los productos de KISS- me motiva a seguir haciendo mis locuras y creer en ellas.

No hay comentarios.: