asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


viernes, 19 de septiembre de 2008

No tuvo tiempo, ni yo tampoco

No recuerdo si fue en La Banda Rockera, el Conecte o si fue en Rock Pop donde me enteré de la muerte de Rockdrigo González, el Profeta del nopal. Él fue uno de los miles que murieron en el terremoto del '85.

Por aquellos tiempos, ni de broma podíamos esperar que los grandes medios de comunicación dieran a conocer y apoyaran a los grupos de rock (incluso hoy en día no estoy muy seguro de que eso haya cambiado mucho). No obstante, a raíz de su muerte, Rockdrigo fue más famoso que nunca; aunque es una lástima que, como en el caso de miles de artistas, la muerte sea el único camino para trascender.

Por fortuna, ahora podemos encontrar sin mucho problema discos con lo mejor de este interprete compositor. Hay una canción que para mí es un himno: "No tengo tiempo de cambiar mi vida". Me gusta la manera en que veía la vida este compositor rupestre, y que haya creído en lo que dijo. Yo también, como lo he dicho muchas veces, tampoco tengo tiempo de cambiar mi vida.

*Nota: es curioso ver la fecha del nacimiento de Rockdrigo.

1 comentario:

Akaotome dijo...

Nombre y además de todo nos legó a Amandititita... metro metro metrosexual...