asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


domingo, 20 de septiembre de 2009

Cacofonías, primera parte

Dentro de la música, la cacofonía es el estudio de las disonancias, es decir, sonidos no muy agradables al oído, a los que no estamos muy acostumbrados a escuchar; los cuales pueden ser, por ejemplo, escalas de tonos completos (las escalas tradicionales, las que siempre escuchamos, están formadas por tonos y semitonos), escalas cromáticas, o armonías donde predominen intervalos simultáneos de segunda o séptima, o de cuarta aumentada, etc. En muchas composiciones contemporáneas se emplea este tipo de recursos; a mí particularmente me agradan.

A finales de los años ochenta, apareció un excelente grupo liderado por los guitarristas Marty Friedman y Jason Becker llamado Cacophony (Cacofonía). La primera vez que los escuché quedé impresionado, no sólo por el virtuosismo, en especial de Becker, sino también por lo novedoso en la composición dentro del metal. Marty Friedman empezó a experimentar con sonido los cuales se denominaron como "exóticos", entre los que estaban las escalas de tonos completos, escalas orientales, la escala húngara menor (mi favorita) y solos armonizados con intervalos también disonantes. Esto sumado a compases amalgamados y cambios un tanto bruscos y muy interesantes dio por resultado el sonido del grupo.

Algo muy afortunado fue que nunca abusaron de estos recursos y siempre trataron de equilibrarlos con las tradicionales consonancias. Cacophony se iba de lo disonante a lo consonante, de lo grotesco a lo sublime.

Si no los conocen, aquí les dejo una de mis canciones favoritas del album Go Off!, llamada "Black Cat". Disfrutenla, escuchen cómo empieza con un poco de disonancias y después tocan escalas orientales. Los solos de la parte media son excelentes, y terminan con otra pequeña disonancia. Y en especial escuchen el final, el cual siempre me ha parecido una canción de cuna.


1 comentario:

MARY dijo...

Qué chula la canción y gran explicación :D
Saludos!!!