asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


jueves, 22 de noviembre de 2007

Santa Cecilia


Santa Cecilia, Patrona de los músicos. ¿Qué tanto de músico me queda? O, mejor dicho, ¿Seguiré siendo considerado músico? Siento envidia por aquellos que continúan tocando en bares y en otros espacios donde se toca rock. Muchos de los que fueron mis amigos ya tienen su nueva banda. Yo no tengo ni siquiera equipo: todo lo vendí. Sólo me queda una guitarra acústica, la cual a veces toco para practicar algunas escalas y uno que otro riff.

Sin embargo, no puedo negar que mucho de lo que escribo es resultado de las imágenes que aparecen en mi mente con las canciones que escucho. De hecho, cuando estoy bloqueado me pongo a escuchar música. No sé: tal vez todas las artes estén entrelazadas.

Resulta divertido recordar todos los problemas y la mala fortuna que pasamos en nuestras supuestas "giras artísticas". Una que nunca olvidaré fue cuando a Chucho se le olvidaron sus tenis y tuvo que viajar en el autobús con su apretadas botas puestas. No sé si recuerden, pero este Chucho fue quien se puso las licras rosas.

Ahora ya no toco. Bueno, a lo mejor tiene mucha razón lo que dice la letra de la canción KUOLEMA TEKEE TAITEILIJAN.

No hay comentarios.: