asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


lunes, 12 de noviembre de 2007

Un pequeño comentario, nada más


Hoy fui a la FILIJ para conseguir unos libros que necesitaba y vi algunas cosas interesantes. Como siempre, las filas de niños de primaria, secundaria y más enanitos desfilaban al lado de sus maestros. Cuando salí del stand del FCE, me llamó la atención una maestra que guiaba a sus alumnos de pre escolar. Bueno, primero me llamó la atención porque estaba bonita y bien buena, pero después fue por algo más.

Mientras los niñitos circulaban dentro de un stand, moviéndose rápido como una culebra, la maestra les decía: "A ver, circulen, circulen. No vayan a tocar nada. Circulen, circulen."

Luego, la maestra y sus alumnos caminaron al siguiente stand, yo los seguí de cerca y volví a escuchar cuando ella les dijo: "Rapidito, circulen, caminen. No vayan a tocar nada. Jessy, deja ese libro. Vamos. Fabián, no toques el libro, camina. Rápido, vamos al siguiente. No vayan a tocar nada"

Adivinen qué fue lo que dijo en el siguiente stand.


1 comentario:

Carmen dijo...

Esa es un personaje de cuento infantil de terror: la bonita y buena profesora se convierte en una méndiga bruja educastradora e ignorante. Qué joda y lo peor que de esas maestras está lleno el Magisterio. Le hubieras dicho algún conjuro para modificar el mundo.