asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


sábado, 13 de enero de 2007

Alejandro


No puedo creer que Alejandro Céssar Rendón también nos haya dejado. Su clase era una de mis favoritas del primer semestre, y eso lo dije muchas veces. De él nunca voy a olvidar su emoción cuando dijo lo mucho que le gustó mucho nuestro grupo, tanto en la última clase del primer semestre como cuando habló el día de la entrega de diplomas. Yo no pensé que fuera a morir.


Me siento muy orgulloso de que Alejandro Céssar Rendón haya sido uno de nuestros maestros. Ahora, también sentirermos su presencia en el viento que circula por las paredes de la escuela de la SOGEM cada vez que la visitemos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Se fueron dos enormes maestros y yo sacandome los mocos. Ahora es una motivación para escribir... Una obligación personal
Ricardo

*Gina Halliwell* dijo...

Triste... Es increíble que los dos fallecieran justo el último fin de semana de vacaciones... Mañana comienzo mi último semestre en Sogem, doble luto, no tuve el gusto de convivir con Coen pero Rendón, guau, cómo aprendí de él, y pensar que todavía hace unas semanas estaba ahí, metido en la oficina de Teodoro antes de comenzar las clases...

Jéssica
Sogem Gen. XXXVIII