asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


martes, 2 de enero de 2007

Relatos del asilo 2


"Lo único que necesitaba era un dermatólogo. ¿Por qué mi madre nunca me ayudó? ¿Por qué me vendieron a ese circo? No soportaba las miradas de la gente, ni las risas de los niños; miradas de asco, risas de burla. Lo único que neecsitaba era un dermatólogo. ¿Por qué el dueño del circo no llamó nunca un médico? ¿No se daba cuenta que yo empeoraba con los años? Yo no soy malo. Malos los niños. Es decir, hay niños buenos y niños malos. Yo sólo castigué a los malos. No es mi culpa tener tanta fuerza y romper los barrotes y sus cuellos. Lo único que necesutaba era un dermatólogo. ¿Qué hubiera hecho usted, doctor?"


Esto me contó el paciente de la piel enferma, parecida a la de un reptil.


Dr. Jeremy Amadeus Arkham.


No hay comentarios.: