asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


martes, 2 de enero de 2007

Relatos del asilo 3


"Pero yo qué puedo hacer si a veces siento amor y a veecs siento odio. Nadie comprende por qué primero hablo bien de la gente y después las detesto. Una voz me dice: 'Los niños buenos hacen cosas buenas', y después otra responed: 'Pero los malos odiamos hacer cosas buenas'. No puedo evitarlo, pero tampoco puedo avergonzarme de mis voces contrarias porque ambas son parte de mí. No puedo sentir repugnancia de mi propia naturaleza. O, ¿usted sí, doctor?"


Esto me contó el paciente de la mitad del rostro deformado.


Dr. Jeremy Amadeus Arkham.

No hay comentarios.: