asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


viernes, 5 de enero de 2007

Un cuento tierno


Había una ves tres hermanos drogadictos: Yerbaldo, Chemito y Grifolín. Cierto día, estaban sentados en la banqueta, tristes por no tener dinero para su dosis diaria. De pronto, apareció una dulce anciana cargando una bolsa de mandado llena de comida. Grifolín, el más pequeño de los tres, le salió al paso y le pidió dinero para sus "Reyes Magos". La anciana, encantada por la sonrisa angelical de Grifolín, sacó su monedero. En ese instante, Chemito le lanzó su bote de activo a la cabeza; Yerbaldo la empujó y entre todos la patearon hasta dejarla inconsciente. Los tres hermanos vendieron la comida, tomaron las pocas monedas del monedero, compraron su dosis diaria, y fueron muy felices por el resto del día.


D.R. Mario R. Monroy, 2007


Dedicado a Julieta, Carmen y Alma.

4 comentarios:

Carmen dijo...

Oraleess, ¿las tres hermanas drogadictas somos nosotroas???
jajaja

robota dijo...

Gracias por la dedicatoria, Mario. Muy tierno en verdad. Lástima que no se les ocurrió invitarle un toquecito a la anciana. Digo, para que ella también hubiera sido feliz el resto del día. Jiji. Te felicito, el cuento está muy bueno.
Saludines.

Anónimo dijo...

que onda Mario, yo cro que Julieta es yerbita y chemita la carmen, jo.
saludos y d verdad ayuda estar algo locatel
saracco

Anónimo dijo...

Si según Ricardo Julieta es yerbita, Carmen Chemita ¿yo soy Grifolin? lo bueno que me toco una sonrisa angelical, alma