asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


miércoles, 3 de junio de 2009

Teléfonos impertinentes, parte 2


Si ya leyeron la primera parte, podrán entender este gran post. De lo contrario, lean primero esta gran entrada.

Pues sí, sería una falta de respeto que nadie gritara y aplaudiera en un concierto de rock; sería como si no nos gustara lo que estamos escuchando. Pero en el pasado concierto de Tarja Turunen sucedieron dos cosas que me hizo pensar en lo impertinentes que pueden ser los teléfonos celulares.

Es un hecho que todos tenemos la costumbre de tomar fotos y videos con el celular en los conciertos donde asisitimos. No podemos dejar de usar esta tecnología, ya nadie puede vivir sin ella. A mí también me gusta tomar fotos para tenerlas como testimonio de que fui a ese concierto. Pero...

Toda la mitad del concierto de Tarja, me la pasé levantando mi telefóno y enfocando, mirando la pinche pantallita, cada vez que Tarja se acercaba para tratar de tomar una foto, de las cuales la gran mayoría ni salieron. ¿Se imaginan? En lugar de disfrutar el tener tan cerca a esa diosa, me la pasaba enfocando el teléfono. No sabemos cuándo será el siguiente concierto de Tarja, y en lugar de observarla estuve mirando una mísera pantallita. ¿No creen que el mejor recuerdo es el rostro sonriente de Tarja, junto con toda su banda, grabado para siempre en mi memoria en lugar de una borrosa seudo fotografía. Antes, toda la atención se concentraba en el artista, y ahora no.

Y volviendo al comportamiento del público en los conciertos sinfónicos, con respecto a que es agradable ver al público eufórico y gritando, emocionado por lo que está escuchando en lugar de permanecer serios, también está la contraparte en los conciertos de rock.

En el mismo concierto de Tarja, cuando empezó a cantar "Oasis", acompañada tan sólo de un piano que ella misma tocó, un par de imbéciles estaban riendo y echando desmadre porque no podían programar su cámara; sus voces y risas se escuchaban mientras Tarja cantaba, mientras todo el Circo Volador permanecía embelesado por aquella interpretación. Ese momento tuvo que ser sublime, y no fue justo que un par de imbéciles lo estropearan, y también por estar manipulando una cámara.

Repito, yo no soy uno de esos necios que están en contra de la nueva tecnología, yo también la uso. Pero no me parece correcto convertir a una manifestación artística en algo banal.

2 comentarios:

MARY dijo...

Tu di que sí, que esa clase de gente estropea estas cosas tan unicas y bonitas...
Saludos!!!

El Pipiripau (ikoon) dijo...

Nunca falta alguien que te echa a perder un buen momento... No nos queda más que ignorarlos (aunque a veces es difícil)...

Lo importante es que hayas disfrutado el concierto...

Saludos!