asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


domingo, 3 de mayo de 2009

¿Michael Angelo? ¿El mismo más rápido del mundo? ¿Eres tú?

¡Quién lo diría! ¡Pero qué sorpresa! A finales de los años ochenta y principios de los noventa apareció una camada de guitarristas virtuosos, quienes se dedicaban, esclusivamente, a componer música para que se lucieran casi de manera individual. Por supuesto que yo estaba fascinado con esta pléyades de dioses, los cuales tenía deseo de imitar. Yngwie J. Malmsteen, Vinnie Moore, los dioses mayores Joe Satriani y Steve Vai estaban entre los mejores músicos y -sobre todo- compositores de guitarra. Después llegaron más, aunque -a decir verdad- tanto virtuosismo terminó por aburrirnos, al grado de ya no maravillarnos tanto al escuchar tocar a alguien nuevo.

Y no sólo eso, sino que también el mismo mundo y los fanáticos de la música les reclamaron, argumentando que no sólo era una guerra para ver quién era el más rápido, sino para ver quién dominaba más géneros musicales (rock, blues, jazz, country, bossanova, etcétera). Con lo que la misma gente reclamó: "Oigan, ¿por qué tanta academia si el rock nació en la calle? Además, por querer lucirse tanto y ser individualistas, se olvidan de que todo el grupo también debe lucirse porque es igual de importante, y también es parte de una misma cosa".

Bueno, pues entre esos guitarristas había alguien llamado Michael Angelo Batio, considerado en aquel tiempo el guitarrista más rápido del mundo. Y que, si mal no recuerdo, en 1989 formó parte del grupo Nitro, donde alternó con un vocalista considerado el más virtuoso en cuanto agudos. Así que en un sólo grupo estaba el mejor guitarrista del mundo junto con el mejor vocalista del mundo, se escuchaba escalofriantemente atractivo. Yo compré ese disco, importado; sin embargo, el disco me desepcionó. Sí, Michael Angelo tocaba a mil por hora, pero sin nada de feeling, no parafraseaba, ni usaba bendings; todo era frío.

En una clase, la única que tomé de guitarra con Héctor Castañón, al hablar sobre Michael Angelo, Héctor dijo con desdén que tan sólo era un prestidigitador y no un músico. Michael Angelo no sólo tocaba escalas a mil por hora, sino que también tocaba con las manos al revés, cambiando el orden ya que usaba una guitarra con dos brazos uno de lado normal y el otro como si fuera para un zurdo y, por si fuera poco, el angelito es ambidiestro. A pesar de todo, a mí también me parecía un guitarrista frío, y no me aportaba nada musicalmente habalando.

No obstante, acabo de descubrir un video en You Tube de una rola que no conocía de él, y me sorprendió. Es una rola donde se escucha a un Michael Angelo diferente, con más feeling y con una frase musical muy padre. Se puede decir que me recordó mucho las frases melódicas que componen Joe Satriani y Jason Becker. La revista Guitar One calificó a Michael Angelo como el guitarrista más rápido del mundo, y muchos aseguran que lo sigue siendo.

Pues aquí les dejo una rola muy chida, y donde también podrán disfrutar de la velocidad que aún presume este héroe de la guitarra; aunque, afortunadamente, ahora también muestra una madurez en la composición. Qué buena rola, me recordó aquellos sonidos que sonaban en mi mente cuando caminaba por las calles del centro, buscando plumillas y cuerdas para mi guitarra en las tiendas de música.


6 comentarios:

MARY dijo...

Jo cuanto sabes... Yo con Jimi Hendrix y John 5 voy feliz, me entusiasma John 5!
Saludos!!!

Eduardo dijo...

Hola Amigos, soy Eduardo Sandino un guitarrista de BOlivia los invito a escuchar mi musica visiten http://www.youtube.com/watch?v=UbmDjbZWNkQ y apoyenme, tambien tengo canciones para bajar en http://www.myspace.com/EduardoSandino ... Gracias...

Asilo Arkham dijo...

Hola, Eduardo, que bueno que te gusta tocar la lira, y que te influyan los guitarristas metaleros ochenteros. Ese sonido y estilo está regresando, para reafirmar su estatus de clásico.

Bienvenido al asilo.

Eduardo dijo...

Pues si mi estimado Asilo Arkham, yo a veces me pregunto si no pateo oxigeno pues te dire que lo unico que escucho es musica de los 80's y Rainbow, lo ultimo bueno que he escuchado de estos tiempos es unas dos bandas japonesas Ark Storm y Concerto Moon que se nota a guitarristas altamente influenciados por Yngwie Malmsteen... La verdad es una pena que la musica actual haya tocado fondo, siguen habiendo musicos excelentes pero la television no les da cabida, cualquier rola en la que salgan dos nenas semidesnudas es un hit... fuck !!!!

Eduardo dijo...

Volviendo sobre el tema que pones en tu blog.. MIcheal Angelo, te dire que en lo personal no me gusta muy mucho pues si mi hermano 0% feeling aveces de tanta velocidad... Para mi los grandes fueron:

Ritchie Blackmore (Rainbow y Deep Purple)
Yngwie Malmsteen
Vinnie Moore
Tony MacAlpine (Ring of Fire y como solista)
Micheal Romeo (Symphony X)
Joe Satriani
Borislav Mitic (de la ex-Yugoslavia)
Donald Loignon (Canadiense)

Asilo Arkham dijo...

Así es, Eduardo, siempre la mercadotecnia tiene que meter su cuchara y darle cabida a lo que creen que es "arte".

Cuando era chavito, mi gran ídolo fue Ritchie Blackmore, y después fue Yngwie Malmsteen. Y el que luego me dejó todo tonto fue Randy Rhoads, el dios. Posteriormente, me gustaron mucho Jason Backer, Joe Satriani y el divino Steve Vai.

Aunque -para ser honesto- nunca fui un asiduo seguidor de los guitarristas solistas: siempre me gustaron más los grupos, aunque no fueran precisamente virtuosos.

Un abrazo muy fuerte. Sigue tocando, no hagas lo mismo que yo que dejé la música, y me arrepiento mucho.