asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


sábado, 9 de mayo de 2009

¿La vieron?


Pasando a otras cosas, ayer, mientras me dirigía a la tienda a comprarme unas relledonas, más o menos a las diez de la noche, observé lo brillante que estaba la luna. Parecía sol. Tenía un fuerte resplandor, además de un halo, como si fuera un ojo gigantesco.

No creo que sea el único loco que le gusta estar observando el cielo, con el riesgo de caer en una alcantarilla abierta, morir atropellado, o pisar alguna calabaza de perro y salir patinando hacia una caída segura; sin embargo, siempre aparece la misma constante: cuando observo de reojo a las demás personas, ninguno le echa ni una pequeña miradita al cielo.

Es un poco triste que debido al ritmo tan agitado en que viven los defeños, no se detengan a contemplar los colores y formas que aparecen el cielo. ¿Tampoco nadie fue testigo de lo que pasó en el cielo del atardecer del 31 de diciembre de 2006 (lo recuerdo muy bien porque fue a los pocos días de haber terminado el diplomado en SOGEM), cuando en ese cambio de año el cielo se llenó de líneas paralelas casi perfectas de color rosa casi púrpuras, como si fuera la tela de un pijama?


En fin, a lo mejor el loco soy yo y sólo me la paso dicendo puras jaladas.

5 comentarios:

MARY dijo...

De loco nada, bueno un poco pero yo tmb me paro a veces a mirar la luna que aunque vea poco es un puntito precioso y muy luminoso.
Saludos!!!

Carmen dijo...

Marío somos los locos que miramos las estrellas, que miramos la luna. Acá en mi casa se mira rebonita la luna cuando está sobre un ventanal grande, en la noche cuando me levanto al baño la miro. Pero seguro que la forma, el color y las nubes de que tú mirabas es distinta a la que yo miré. La atmósfera cambia, es efímera. Por eso siempre hay que estar mirándola para verla cambiar.
Un saludote

LukrD dijo...

No son los únicos, yo también todo el tiempo me la paso viendo al cielo, o a las montañas a lo lejos que se ven desde el tecnológico en el que estudio, también veo como a los demás no les interesa y de repente paso tiempo solo viendo al cielo y el horizonte mientras los demás se la pasan haciendo su relajo (parecen niños de secundaria aun, o tal vez soy mas maduro de lo que debo)

Saludos desde Veracruz.

El Pipiripau (ikoon) dijo...

Tienes razón, en el Df mucha gente no se detiene a ver lo que pasa alrededor; mucho menos en el cielo...

Saludos!

Asilo Arkham dijo...

Mary:
Un abrazo muy luminoso también para ti.

Carmen:
Tienes razón: por fortuna, el cielo cambia a cada rato, y siempre nos sorprende.

Pipiripau:
Es cierto: la gente camina con tanta prisa que no contempla todo lo que hay a su alrededor, no sólo el cielo.

LukrD:
Bienvenido al asilo. Qué bueno que también te guste comtemplar el cielo.

Qué gusto que tengan tan dignos visitantes de este bello blog. Se siente chido que muchos hayan puesto su comentario.