asilo, asilo

asilo, asilo
ESCRIBO POR VENGANZA. ESCRIBO PARA LIBERARME. ESCRIBO PARA DESECHAR TODO LO QUE ME HACE DAÑO. ESCRIBO PARA PENSAR QUE SOY OTRA PERSONA. ESCRIBO POR AMOR. ESCRIBO PARA SOPORTAR LA VIDA.

El verdadero Ace

El verdadero Ace
Un día, las hadas, malévolas y traviesas, hicieron una apuesta con los hombres. Dijeron que si lograban crear historias mejores que la vida de ellas, se transformarían en horribles insectos; de lo contrario, ellos desaparecerían de la faz de la Tierra.

Hoy en día, los hombres siguen deambulando por las calles; mientras en los bosques, millones de mariposas revolotean entre los árboles.

Las hadas cumplieron a medias.


Mario Ramírez Monroy


sábado, 9 de diciembre de 2006

Éramos demasiados


Estoy feliz por no tocar más en mi banda, Arkham: por lo menos he encontrado en la web a dos agrupaciones con el mismo nombre. De hecho, el Arkham mexicano ya no existe, espero.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mario, varias cosas. Primero, no me queda claro a qué te refieres con la seriedad de la imaginación, ¿es una especie de solemnidad de la literatura o cómo?
Por otra parte, estoy de acuerdo contigo en que Adrián y Sergio merecían estar el jueves frente al foro. Aunque fue una noche especial y la pasé muy bien, también me jodió ver a Sergio porque además le pregunté lo que seguramente todo mundo le había estado preguntando. Ambos son gente que tiene con qué, espero pronto verlos publicados, que finalmente importa más a que les den o no el diploma. Adrián, me queda claro que prefirió no ir para evitar esa incomodidad. Qué lástima. Yo le voy a comentar a González Suárez porque aunque Adrián llegaba tarde leía mucho más que aquel que dijo que Marosa era de Hungría (me refiero a Hernán por supuesto).
De Mauricio y Ana Luisa ya me había acostumbrado a que no estuvieran y lo lamenté, porque como se lo dije a él: "Le vas a hacer más falta tú al grupo, que a ti las clases." Respecto a Ana Luisa, no es porque sea ella pero tiene buen ojo crítico. Todavía de vez en cuando le doy mis textos para que los analuise.
De Nacho sé que sigue escribiendo y lo hace bien, creo que tomará un taller por ahí, finalmente lo suyo lo suyo es el teatro. De Diana no sé nada, espero que siga escribiendo.

Y por otra parte, no creo que la música esté peleada con la escritura...a veces la vida consiste en andar perdido "entre tantos amores".

Un saludo, Nieto.